Cruz en el cementerio de Tordelrábano

agosto 9, 2017

Tordelrábano

Mucha Venezuela y pocas otras cosas

agosto 6, 2017

Venezuela Esta claro que la televisión pública utiliza Venezuela como arma arrojadiza contra Podemos. Cada vez que se acerca un proceso electoral, Venezuela está en todos los telediarios. Estoy harto de que solo exista Venezuela, ¿por qué no se habla de la violación de los derechos humanos en Turquía?, ¿por qué no se habla de los 10.000 muertos anuales de la violencia que asola México?…El Pacto PP-Ciudadanos hace aguas después de un año de su firma. Da igual, el partido naranja financiado por el Ibex 35 y fraguado en los despachos de un conocido grupo bancario, aguanta todo lo que le hagan. De un partido en el que su ideología es cambiante como un partido de tenis, de un campo a otro, no podemos esperar nada coherente. Regeneración democrática nos intentaron vender con el consabido pacto. ¿Dónde estás querida regeneración? (No en las palabras de Toni Cantó, vergüenza ajena sentí cuando vi su entrevista en la Sexta, y vergüenza de sus inexistentes argumentos)…La ONU anuncia nuevas sancionas contra Corea del Norte, como si eso le importase a Kim Jong-un. Estas medidas las sufrirán los ciudadanos coreanos mientras su “amado” líder sigue jugando con sus misiles…Bolt destronado. Aún recuerdo la primera final que ganó. Todo tiene un principio y un fin, pero nos ha dejado un grato recuerdo en nuestra memoria. Inmejorable (por el momento).

Bolt y Gatlin

“Azul”, Andrea Caballero de Mingo

marzo 30, 2017

AZUL

Tengo cinco años. Lo sé porque el día que los cumplí cayeron del cielo cinco cohetes. Sonaron con mucha fuerza, dejando una larga estela de humo tras de sí. Me asomé a la ventana para mirarlos. Está tan llena de grietas que es como si un gigante la hubiera apretado mucho con los dedos. Mamá me llamó enseguida y me metí con ella bajo la cama, abrazado a su pecho que vibraba por los impactos. Dice, mientras me abraza con tanta fuerza, que casi me quedo sin respiración, que esto es como un juego, y canta mi nana favorita en mi oído. Siempre gano.

Al día siguiente me siento en mi trozo de escombro y pongo el cuaderno encima de las rodillas para que empiece la clase. El maestro escribe palabras en una rota pizarra. Cuando miro a la clase noto algo nuevo en su mirada. Mamá me dijo que era tristeza. Echa de menos el color azul. Yo también lo echo de menos.

Nunca he visto el color azul de cerca. Aquí todo es marrón, lleno de polvo, cosas rotas, de colores grises y negros. Mamá me ha explicado qué es el azul. Me ha dicho que es enorme, que se extiende mucho más allá de la vista y que nunca termina, nunca se acaba. Que es claro como el agua, pacífico como un día en el que no explotan cohetes ni se oyen gritos en las calles, que siempre ha estado ahí y siempre estará. Algunas veces creo que he soñado con él, pero cuando intento tocarlo se desvanece, se esfuma y mis manos caen en la nada gris. Me gustaría poder tocarlo, sentir su textura.

Hoy el maestro se ha ido. Estuve esperándolo más de media hora sentado en mi escombro, pero nunca apareció. Las vecinas dicen que mientras mamá me contaba cosas del color azul han encontrado al maestro dormido en medio de la calle, en medio de un enorme charco rojo. Mamá dice que nunca más se despertará y que ahora esté donde esté va a seguir guiándome, guiándonos.

Me enteré poco después del plan de mamá. Llevaba mucho tiempo pensándolo y ya lo tenía todo preparado. Me lo contó una noche bajo el colchón, mientras intentábamos dormir. Me dijo que íbamos a irnos lejos, muy lejos, en un barco muy grande, y que no pararíamos hasta que viéramos el color azul.

-Y será tan bonito como siempre te he contado. ¿Te gustaría verlo?

Asiento. Estoy entusiasmado y ella a la mañana siguiente mete mucha comida y ropa en bolsas de plástico, se sienta en una silla que cruje y se mueve, y dice que tenemos que esperar. No sé cuánto tiempo pasa porque nuestro reloj hace tiempo que ha desaparecido, pero para mí es una eternidad.

Dos días después empezamos a caminar. Hay tanto polvo que no puedo despedirme de nuestra ventana llena de grietas, de nuestra casa sin techo. Tenemos que agachar la cabeza, caminar rápido y en silencio durante la noche y alejarnos de las carreteras sin perderlas de vista. Cuando podemos parar duermo en los brazos de mamá mientras ella llora en silencio. Las lágrimas me caen sobre el cabello. Entonces, dos días después, una furgoneta llena de polvo nos recoge. Las puertas se cierran y todo queda en silencio, un silencio negro que me pone nervioso. Mamá intenta tranquilizarme, pero apenas puede detener el temblor de sus manos.

Cuando las puertas vuelven a abrirse el aire huele salado y el cielo está cubierto de nubes. Mamá se sujeta el pañuelo para que no se escape con el viento mientras avanzamos en dirección a la playa. Nunca había visto el mar; se mueve rápido y su color es triste. Mamá dice que tenemos que esperar a que se haga de noche. La luna no se ve entre las nubes cuando nos subimos a un barco de madera desvencijado y cubierto con trozos de chapa claveteados. Un hombre tira un remo dentro y después nos grita instrucciones que no entendemos mientras nos empujan hacia el agua. Mamá me abraza. A su lado hay un señor de tupida barba que empieza a rezar en cuanto la embarcación comienza a moverse. Me siento como un pirata.

Los primeros días son iguales. Grises, apagados… y estamos calados hasta los huesos. Un día se desata una gran tormenta. El barco se mueve muy rápido y se llena de agua. Mamá chilla y llora e intenta quitar el agua con las manos. Yo me escondo entre nuestras bolsas y veo a todo el mundo moviéndose caóticamente, excepto al señor de la barba tupida que reza en silencio, las manos apoyadas sobre su pecho, largas y huesudas. Tiene los ojos cerrados. Me pregunto si alguna vez los volverá a abrir y si tiene sentido ver algo de todo esto.

A la mañana siguiente tiran a cuatro hombres por la borda. Están dormidos, dice mamá, como mi maestro, no despertarán jamás. El gris es más claro en el horizonte, pero tengo mucho frío y tirito todo el rato. Me gustaría estar en casa, viendo los cohetes desde mi ventana o en el colegio de escombros dando clase con el maestro y sus tristes ojos. ¡A lo mejor se ha despertado!

Duermo mal, tengo muchas pesadillas. Soy gris en un mundo monocromático y por más que quiero no puedo pintarme de colores. El último día nos acercamos en una noche ya clara hasta un trozo de tierra muy pequeño. Mamá llora y me dice que eso es Europa.

-Es la tierra de la libertad. Tiene muchas luces brillantes y casas con ventanas sin grietas y relojes que funcionan y muchos colores, muchos colores.

La he visto en mapas en el cole y me la imaginaba más grande. Entonces, pasan muchas cosas, demasiadas cosas…

Luces que salen rápidamente a nuestro encuentro, ni siquiera sé de dónde ni cómo nos han encontrado, y, como si verlas les doliera, la gente empieza a tirarse al agua entre gritos. Algunos se alejan frenéticamente, otros se hunden y desaparecen. El barco se mueve de un lado a otro entre sacudidas y yo pierdo mi desvencijada manta entre la gente. La veo arrastrándose por las tablas, los clavos y las chapas hasta que desaparece. Mamá me sujeta con fuerza y me chilla al oído cosas que no entiendo, aunque me esfuerzo en entender, cuando el barco se balancea y finalmente se hunde dándose la vuelta como el cascarón de una nuez. Salgo despedido. Me zambullo y no sé dónde es arriba y dónde es abajo. Me muevo entre el líquido helado mientras una sensación me oprime el pecho. Sé, sin que me lo diga nadie, que es pánico.

Cuando por fin consigo subir trago aire entre estertores. La sal se me mete en los ojos, en los pulmones y hace que el pecho me arda. Me muevo gritando y mamá me llama. Puedo verla desde lejos, abrazada a un trozo de madera y mirándome con intensidad. Me hundo de nuevo y cuando reaparezco no puedo verla por ninguna parte. Entonces ahí está de nuevo, con el cabello empapado. Avanza pesadamente hacia mí y extiende las manos en el vacío, gritándome, y yo quiero ir rápido hacia ella, pero entonces el hombre de la barba tupida salta sobre mamá. Se hunde. Hay burbujas, espuma, movimiento, como en el cuento de “La Sirenita´´, que una vez nos contó el maestro en medio de los escombros, con su vieja pizarra balanceándose tras él, y ella no vuelve a salir a la superficie. No saldrá nunca más. Se ha quedado dormida.

Yo tampoco sé nadar. Toso y los pulmones se me llenan nuevamente de sal y agua fría que me congela por dentro. Me doy la vuelta mientras la corriente me arrastra y las piernas, ateridas por el frío, dejan de moverse. A mi alrededor hay sirenas, gritos, peticiones de auxilio, gente rezando y un sol que empieza a despuntar en el horizonte. Y entonces sé muchas cosas.

Sé que yo también me quedaré dormido, como todas las personas que alguna vez he conocido. Que mi cuerpo chocará contra la arena de otra playa, en un mundo opuesto, lleno de ventanas sin grietas, luces y relojes que funcionan, donde no hay cohetes que mirar, tan distinto al mío que no puedo imaginarlo con claridad. Sé lo que es la sangre, lo que es dormirse y no volver a despertarse nunca más, sé lo que es la tristeza en los ojos del maestro, lo que son las grietas en nuestra casa o nuestra casa sin techo. Sé lo que es la guerra, con todo lo que ésta implica. Sé lo que es que un mundo entero se vea reducido a cenizas.

Y sé, mientras respiro roncamente y me hundo, que lo que se extiende ante mí más allá de la vista, como un sueño, es lo más maravilloso que alguna vez tendré la oportunidad de ver, es lo único que he estado buscando. Por lo menos moriré habiéndolo visto.

El color azul, el color azul es tan hermoso…

 

Andrea Caballero de Mingo, septiembre de 2016

1º premio Certamen Creajoven 2016 Ayuntamiento de Guadalajara

 

“Aitor”, David Corroto

diciembre 6, 2016

Dr. Feelgood: “Stupidity” (1976)

noviembre 4, 2016

Stupidity, 1976 Dr. Feelgood, banda de Canvey Island (Essex), publicó en 1976 su tercer disco “Stupidity” justo cuando se encontraba en la cresta de la ola. Disco en directo que se auparía al número 1 de las listas británicas donde permaneció durante 9 semanas.

Dr. Feelgood: “Roxette”

Rock directo, potente y crudo, de la mano del guitarrista Wilko Johnson y el cantante Lee Brilleaux, dos personalidades que iban camino del enfrentamiento y que afectaría inescrutablemente al grupo.

Dr. Feelgood Canciones joviales de rock and roll y R&B que recuerdan a The Rolling Stones o a The Yardbirds de Eric Clapton. Disco con olor a cerveza y humo de tabaco, producido por los reyes del pub rock de los setenta, que te obligará a mover los pies. Recomendación: ver la película Oil City Confidential de Julien Temple (2009) sobre los primeros días de la banda.

Oil City Confidential, Julien Temple

La Gloriosa: el manifiesto de Cádiz

junio 27, 2016

La Gloriosa ¿Por qué por primera vez en la historia de España una reina fue obligada a abandonar la corona y su país? ¿Cuáles fueron los hechos que precipitaron la revolución de 1868?

Ramon Maria de Narvaez Las causas son diversas, pero podemos encontrar algunos elementos nucleares como la grave crisis económica de 1868 que interrumpe dos décadas de crecimiento, la organización de los progresistas y demócratas en torno al conocido como Pacto de Ostende (1866), la represión con que los moderadores, Narváez y González Bravo, ejercen el poder, el desprestigio de la reina Isabel II y el apoyo de los militares contrarios a la reina.

La revuelta comenzó en septiembre de 1868 con el pronunciamiento de Cádiz liderado por el almirante Topete a los que se unieron los generales Serrano y Prim, y secundado por levantamientos populares en diversas ciudades. Las tropas fieles a la reina Isabel II presentaros escasa resistencia y a los pocos días tras la derrota de las tropas realistas en la Batalla de Alcolea, la reina se vio obligada a abandonar el trono y partir hacia el exilio, camino de Francia.

Cádiz Manifiesto de Cádiz:

Españoles:

La ciudad de Cádiz puesta en armas, con toda su provincia, con la armada anclada en su puerto y todo el departamento marítimo de la Carraca, declara solemnemente que niega su obediencia al Gobierno en Madrid, segura de que es leal intérprete de todos los ciudadanos que en el dilatado ejercicio de la paciencia no hayan perdido el sentimiento de la dignidad, y resulta á no deponer las armas hasta que la Nación recobre su soberanía, manifieste su voluntad y se cumpla.

¿Habrá algún español tan ajeno á las desventuras de su país qué nos pregunte las causas de tan grave acontecimiento?

Si hiciéramos un examen prolijo de nuestros agravios, más difícil sería justificar á los ojos del mundo y de la historia la mansedumbre con que los hemos sufrido, que la extrema resolución con que procuramos evitarlos.

Que cada uno repase su memoria, y todos acudiréis á las armas.

Hollada la ley fundamental; convertida siempre antes en celada, que en defensa del ciudadano; corrompido el sufragio por la amenaza y el soborno dependiente la seguridad individual, no de derecho propio, sino de la irresponsable voluntad de cualquiera de las autoridades; muerto el municipio; pasto la Administración y la Hacienda de la inmoralidad y del agio; tiranizada la enseñanza; muda la prensa y solo interrumpido el universal silencio por las frecuentes noticias de las nuevas fortunas improvisadas; del nuevo negocio, de la nueva real orden encaminada á defraudar el Tesoro público; de títulos de Castilla vilmente prodigados; del alto precio, en fin, ó que logran su venta la deshonra y el vicio. Tal es la España de hoy. Españoles: ¿Quién la aborrece tanto que se atreva á exclamar así ha de ser siempre?

No: no será. Ya basta de escándalos.

Desde estas murallas, siempre fieles á nuestra libertad é Independencia; depuesto todo interés de partido, atentos solo al bien general, os llamamos á todos á que seáis partícipes de la gloria de realizarlo.

Nuestra heroica Marina, que siempre ha permanecido extraña á nuestras diferencias interiores, al lanzar la primera el grito de protesta, bien claramente demuestra que no es un partido el que se queja, sino que los clamores salen de las entrañas mismas de la Patria.

No tratamos de deslindar los campos políticos. Nuestra empresa es más alta y más sencilla. Peleamos por la existencia y el decoro.

Queremos que una legalidad común por todos creada tenga implícito y constante el respeto de todos. Queremos que el encargado de conservar la Constitución no sea su enemigo irreconciliable.

Queremos que las causas que influyan en las supremas resoluciones las podamos decir en alta voz delante de nuestras madres, de nuestras esposas y de nuestras hijas; queremos vivir la vida de la Honra y de la Libertad.

Queremos que un Gobierno provisional que represente todas las fuerzas vivas del país asegure el orden, en tanto que el sufragio universal echa los cimientos de nuestra regeneración social y política.

Contamos para realizar nuestro inquebrantable propósito con el concurso de todos los liberales, unánimes y compactos ante común peligro. Con el apoyo de las clases acomodadas que no querrán que el fruto, de sus sudores siga enriqueciendo la interminable serie de agiotistas y favoritos; con los garantes del orden, quieren verlo establecido sobre las firmísimas bases de la moralidad y del derecho: con ardientes partidarios de las libertades individuales, cuyas aspiraciones pondremos bajo amparo de la ley; con el apoyo de los ministros del altar, interesados antes que nadie en cegar en su origen las fuentes del vicio y del mal ejemplo; con el Pueblo todo y con la aprobación, en fin, de la Europa entera; pues no posible que en el consejo de las naciones se haya decretado ni se decrete que España ha de vivir envilecida.

Rechazamos el nombre que ya nos dan nuestros enemigos: rebeldes son, cualquiera que sea el puesto en que se encuentren, los constantes violadores de todas las leyes, y fieles servidores de su patria los que á despecho de todo linaje de inconvenientes, la devuelvan su respeto perdido.

Españoles: acudid todos á las armas, único medio de economizar la efusión de sangre; y no olvidéis que en estas circunstancias en que las poblaciones van sucesivamente ejerciendo el gobierno de sí mismas, dejan escritos en la Historia todos sus instintos y cualidades con caracteres indelebles. Sed, como siempre, valientes y generosos. La única esperanza de nuestros enemigos consiste ya en los excesos á que desean vernos entregados. Desesperémoslos desde el primer momento, manifestando con nuestra conducta que siempre fuimos dignos de la Libertad que tan inicuamente nos han arrebatado. Acudid á las armas, no con el impulso del encono, siempre funesto; no con la furia de la ira, siempre débil; sino con la solemne y poderosa serenidad con que la justicia empuña su espada.

¡Viva España con honra!

Cádiz 19 de Septiembre de 1868.—Duque de la Torre.—Juan Prim.—Domingo Dulce.—Francisco Serrano Bedoya.—Ramón Nouvilas.—Rafael Primo de Rivera.—Antonio Caballero de Rodas.—Juan Topete.

Amadeo I Los números sectores sociales descontentos con el gobierno de la reina propiciaron un triunfo rápido, contundente y efectivo a esta revolución conocida como La Gloriosa. La unión de las diversas fuerzas políticas en torno a su oposición a Isabel II pospusieron las diferencias internas entre las distintas facciones políticas, aunque solo fuera momentáneamente.

Los objetivos son diferentes. Mientras los militares y los liberales pretenden sustituir a la reina y elaborar una nueva Constitución, los demócratas y republicanos pretenden un cambio de régimen más profundo.

El nuevo gobierno provisional será presidido por Serrano que convoca elecciones a Cortes constituyentes por sufragio universal. La victoria de los progresistas marcó la nueva constitución de 1869 que establece la monarquía como forma de gobierno. Serrano es nombrado regente y Prim preside el nuevo gobierno. La Cortes eligen como rey a Amadeo I de Saboya. El mismo día que llega a España, Prim es asesinado.

Batalla de Alcolea El nuevo rey se encuentra un clima de rechazo a su figura. Carlistas, “alfonsinos” y republicanos muestran públicamente su oposición al nuevo monarca por diversas causas. Se resquebraja la alianza de unionistas, progresistas y demócratas. Amadeo abdica a principios de 1873 y las Cortes proclaman la República Española el 11 de febrero de 1873.

Prim Para saber más:

Apogeo del liberalismo en “La Gloriosa”: la reforma económica en el Sexenio liberal. Costas Comesaña, Antón. Siglo XXI de España, 1988.

Los revolucionarios de 1868. Élites y poder en la España liberal. Fuente Monge, Gregorio de la. Marcial Pons Ediciones de Historia, 2000.

Historia de la gloriosa revolución española en setiembre de 1868 con las biografías y retratos de los libertadores de la patria. Domingo Montes, Pedro. Elizalde y Compañía, 1868.

Isabel II

"Vicios privados, públicas virtudes", Miklós Jancsó

marzo 17, 2016

Vicios Privados, Públicas Virtudes, 1976 Drama erótico el que aborda el director Miklós Jancsó en este film nominado a la Palma de Oro del Festival de Cannes en 1976. Fue una de las películas más relevantes de dicho director en su etapa italiana. Nos muestra una visión delirante solo sostenible históricamente como una leyenda urbana pese a su riguroso contexto histórico de los últimos días de Rodolfo de Habsburgo. Largos planos de indudable belleza, con una fotografía de una notable cromaticidad en un bucólico ambiente. Uno de los míticos títulos del cine erótico de los setenta.

Miklós Jancsó Sinopsis: Recreación libre de los últimos días de la vida de Rodolfo de Habsburgo, heredero del trono del Imperio Austrohúngaro. El film se centra en su libertina vida sexual, en contra de la voluntad de su padre, en una continua fiesta orgiástica. Aborda su relación con Maria Vetsera, su amante de la baja nobleza, junto con quién muriera en 1889, víctimas de un pacto suicida o de una asesinato político.

Ficha Técnica:

Título: Vicios privados, públicas virtudes, 1976

País: Italia, Yugoslavia.

Dirección: Miklós Jancsó.

Guión: Giovanna Gagliardo.

Reparto: Lajos Balázsovits, Pamela Villoresi, Franco Branciaroli, Teresa Ann Savoy, Laura Betti, Ivica Pajer, Ilona Staller.

Música: Francesco de Masi.

Fotografía: Tomislav Pinter.

Escena

REM: "Out of time" (1991)

febrero 12, 2016

Out of Time, 1991 Séptimo disco de la banda publicado por Warner Bros Records que les catapultó el éxito masivo, siendo número 1 en Estados Unidos y Reino Unido. Obtuvo tres premios Grammy en 1992: mejor álbum de música alternativa y dos por su single Losing my religion.

REM: "Losing my religion"

La combinación de folk y pop sorprendió a sus fans y a los críticos con este Lp casi acústico con el abandono de la guitarra eléctrica por parte de Peter Buck y un trabajo vocal excelente. Un disco que cambiaría la vida de sus músicos para siempre.

REM Disco perfecto de pop para adultos, que mezcla el disfrute descerebrado con la nostalgia, alejado del rock y que hacen de REM un grupo imprescindible. Del underground a reyes del pop.

REM: "Shiny Happy Peoples"

¿Quién asesinó a Prim?

febrero 10, 2016

Asesinato de Prim El general Prim nació en 1814 en Reus, Tarragona, en el seno de una familia liberal. Participó en la primera guerra carlista y fue elegido diputado progresista en 1841 y nombrado gobernador militar de Barcelona tras la caída del gobierno de Espartero. Entre 1847 y 1848 fue capitán general de Puerto Rico, de Granada entre 1855 y 1856, teniente general en la Guerra de Marruecos (1859-1860), y jefe de la expedición a México para ayudar al emperador Maximiliano en 1861.

Juan Prim En 1866 conspiró para derrocar a Isabel II, y apoyado por Mateo Sagasta, Ruiz Zorrilla, Serrano Bedoya y Bautista Topete desembarcó en Cádiz, siendo finalmente nombrado ministro de la guerra y en junio de 1869 asumió la presidencia del gobierno. Partidario de una monarquía constitucional gestionó la búsqueda de un rey no Borbón para el trono español, presentando a las Cortes en 1870 la candidatura de Amadeo de Saboya, "el rey Caballero". En ese crucial momento de la historia de España, Prim sufrió el conocido atentado de la Calle del Turco. Desde allí en muy grave estado fue trasladado por sus sirvientes a su residencia del Palacio de Buenavista. ¿Pero, cómo fue el atentado?

Berlina de Prim Aquel 27 de diciembre de 1870 nevaba sobre Madrid. Según diversas fuentes tras terminar su trabajo en el Congreso, Prim fue invitado por dos masones para que acudiera a una reunión que se iba a celebrar en el hotel "Las cuatro naciones", pero el presidente se excusó alegando tener mucho trabajo, aunque realmente su alejamiento de la masonería se había producido ya en los últimos años. Antes del salir del Congreso fue informado por el gobernador civil de Madrid de un posible atentado republicano contra su persona.

Sagasta A las siete de la tarde Prim salió del Congreso por la Calle de Floridablanca en compañía de Sagasta y de Herreros de Tejada que subieron al vehículo del general. Allí conversaron y finalmente Prim quedó en compañía del comandante Moya y de su ayudante personal González Nandín, y partieron, doblando en la esquina de la Calle del Sordo, hacía la Calle del Turco. Instantes después tres coches le cortan el paso, dos delante y uno detrás. Moya se asoma por la ventana y observa cómo varios hombres armados con trabucos se acercan al vehículo. "¡Mi general, agáchese, que nos hacen fuego!". El general Prim recibió nueve disparos en su brazo derecho, el codo, el hombro izquierdo y el pecho.

Víctima de sus heridas y según consta en el sumario, "grandes destrozos causados por las balas en codo, muñeca y hombro", desembocarían en "una intensa congestión cerebral que le produjo la muerte a las ocho y cuarenta y cinco minutos", Prim moriría aquel 30 de diciembre siendo consciente de la llegada a bordo de la fragata Numancia al puerto de Cartagena de Amadeo de Saboya. Pero, ¿quién ordenó la muerte de Prim? Las especulaciones al respecto son diversas, desde la conspiración republicana, hasta los comerciantes de esclavos que temían que Prim acabase con su negocio pasando por los masones por miedo a ver perdida su influencia con el nombramiento del nuevo rey.

Amadeo de Saboya ¿Fue realmente una septicemia la verdadera causa de su muerte? Maria del Mar Robledo e Ioannis Koutsourais dicen que el cuerpo del general no presenta señales de haber sido operado y que se aprecian marcas bien definidas en el cuello que pueden apuntar a un posible estrangulamiento a lazo. La momia del general fue analizada por el Hospital Sant Joan de Reus y su estudio concluye la posibilidad de que Prim falleciese a causa de una herida de arma blanca que se tuvo que producirse con posterioridad al atentado una vez ya en su casa, el palacio de Buenavista. También señala a que extrañamente no se le realizó ninguna autopsia al cadáver.

Ruiz Zorrilla El sumario del proceso, con más de 18.000 folios, pone de manifiesto la conjura republicana de mano del periodista Paúl y Angulo, que fue uno de los que abrió fuego contra el general, pero puede que solo fueran una herramienta en manos de otras fuerzas deseosas de apartar a Prim. ¿El general Serrano y su manifiesta envidia? ¿El Duque de Montpensier que aspiraba al trono español?

La monarquía de aquel joven Amadeo de Saboya fracasó en nuestro país y tras ella se produjo la proclamación de la I República que terminaría finalmente en una restauración borbónica, concluyendo el conocido como Sexenio Revolucionario.

Momia de Prim Para saber más:

Las muertes de Prim: estudio médico legal del general Prim. Koutsourais, Ioannis. Editorial Tébar, 2014.

Matar a Prim. Pérez Abellán, Francisco. Planeta, 2014.

Prim: la forja de una espada. Diego, Emilio de. Planeta, 2003.

Amadeo de Saboya en el Velatorio de Prim

Casa torre de Jauregizarrea, Arraioz (Valle del Baztán)

noviembre 25, 2015

Casa torre de Jauregizarrea. Arraioz