Archive for the ‘Lecturas’ Category

“Azul”, Andrea Caballero de Mingo

marzo 30, 2017

AZUL

Tengo cinco años. Lo sé porque el día que los cumplí cayeron del cielo cinco cohetes. Sonaron con mucha fuerza, dejando una larga estela de humo tras de sí. Me asomé a la ventana para mirarlos. Está tan llena de grietas que es como si un gigante la hubiera apretado mucho con los dedos. Mamá me llamó enseguida y me metí con ella bajo la cama, abrazado a su pecho que vibraba por los impactos. Dice, mientras me abraza con tanta fuerza, que casi me quedo sin respiración, que esto es como un juego, y canta mi nana favorita en mi oído. Siempre gano.

Al día siguiente me siento en mi trozo de escombro y pongo el cuaderno encima de las rodillas para que empiece la clase. El maestro escribe palabras en una rota pizarra. Cuando miro a la clase noto algo nuevo en su mirada. Mamá me dijo que era tristeza. Echa de menos el color azul. Yo también lo echo de menos.

Nunca he visto el color azul de cerca. Aquí todo es marrón, lleno de polvo, cosas rotas, de colores grises y negros. Mamá me ha explicado qué es el azul. Me ha dicho que es enorme, que se extiende mucho más allá de la vista y que nunca termina, nunca se acaba. Que es claro como el agua, pacífico como un día en el que no explotan cohetes ni se oyen gritos en las calles, que siempre ha estado ahí y siempre estará. Algunas veces creo que he soñado con él, pero cuando intento tocarlo se desvanece, se esfuma y mis manos caen en la nada gris. Me gustaría poder tocarlo, sentir su textura.

Hoy el maestro se ha ido. Estuve esperándolo más de media hora sentado en mi escombro, pero nunca apareció. Las vecinas dicen que mientras mamá me contaba cosas del color azul han encontrado al maestro dormido en medio de la calle, en medio de un enorme charco rojo. Mamá dice que nunca más se despertará y que ahora esté donde esté va a seguir guiándome, guiándonos.

Me enteré poco después del plan de mamá. Llevaba mucho tiempo pensándolo y ya lo tenía todo preparado. Me lo contó una noche bajo el colchón, mientras intentábamos dormir. Me dijo que íbamos a irnos lejos, muy lejos, en un barco muy grande, y que no pararíamos hasta que viéramos el color azul.

-Y será tan bonito como siempre te he contado. ¿Te gustaría verlo?

Asiento. Estoy entusiasmado y ella a la mañana siguiente mete mucha comida y ropa en bolsas de plástico, se sienta en una silla que cruje y se mueve, y dice que tenemos que esperar. No sé cuánto tiempo pasa porque nuestro reloj hace tiempo que ha desaparecido, pero para mí es una eternidad.

Dos días después empezamos a caminar. Hay tanto polvo que no puedo despedirme de nuestra ventana llena de grietas, de nuestra casa sin techo. Tenemos que agachar la cabeza, caminar rápido y en silencio durante la noche y alejarnos de las carreteras sin perderlas de vista. Cuando podemos parar duermo en los brazos de mamá mientras ella llora en silencio. Las lágrimas me caen sobre el cabello. Entonces, dos días después, una furgoneta llena de polvo nos recoge. Las puertas se cierran y todo queda en silencio, un silencio negro que me pone nervioso. Mamá intenta tranquilizarme, pero apenas puede detener el temblor de sus manos.

Cuando las puertas vuelven a abrirse el aire huele salado y el cielo está cubierto de nubes. Mamá se sujeta el pañuelo para que no se escape con el viento mientras avanzamos en dirección a la playa. Nunca había visto el mar; se mueve rápido y su color es triste. Mamá dice que tenemos que esperar a que se haga de noche. La luna no se ve entre las nubes cuando nos subimos a un barco de madera desvencijado y cubierto con trozos de chapa claveteados. Un hombre tira un remo dentro y después nos grita instrucciones que no entendemos mientras nos empujan hacia el agua. Mamá me abraza. A su lado hay un señor de tupida barba que empieza a rezar en cuanto la embarcación comienza a moverse. Me siento como un pirata.

Los primeros días son iguales. Grises, apagados… y estamos calados hasta los huesos. Un día se desata una gran tormenta. El barco se mueve muy rápido y se llena de agua. Mamá chilla y llora e intenta quitar el agua con las manos. Yo me escondo entre nuestras bolsas y veo a todo el mundo moviéndose caóticamente, excepto al señor de la barba tupida que reza en silencio, las manos apoyadas sobre su pecho, largas y huesudas. Tiene los ojos cerrados. Me pregunto si alguna vez los volverá a abrir y si tiene sentido ver algo de todo esto.

A la mañana siguiente tiran a cuatro hombres por la borda. Están dormidos, dice mamá, como mi maestro, no despertarán jamás. El gris es más claro en el horizonte, pero tengo mucho frío y tirito todo el rato. Me gustaría estar en casa, viendo los cohetes desde mi ventana o en el colegio de escombros dando clase con el maestro y sus tristes ojos. ¡A lo mejor se ha despertado!

Duermo mal, tengo muchas pesadillas. Soy gris en un mundo monocromático y por más que quiero no puedo pintarme de colores. El último día nos acercamos en una noche ya clara hasta un trozo de tierra muy pequeño. Mamá llora y me dice que eso es Europa.

-Es la tierra de la libertad. Tiene muchas luces brillantes y casas con ventanas sin grietas y relojes que funcionan y muchos colores, muchos colores.

La he visto en mapas en el cole y me la imaginaba más grande. Entonces, pasan muchas cosas, demasiadas cosas…

Luces que salen rápidamente a nuestro encuentro, ni siquiera sé de dónde ni cómo nos han encontrado, y, como si verlas les doliera, la gente empieza a tirarse al agua entre gritos. Algunos se alejan frenéticamente, otros se hunden y desaparecen. El barco se mueve de un lado a otro entre sacudidas y yo pierdo mi desvencijada manta entre la gente. La veo arrastrándose por las tablas, los clavos y las chapas hasta que desaparece. Mamá me sujeta con fuerza y me chilla al oído cosas que no entiendo, aunque me esfuerzo en entender, cuando el barco se balancea y finalmente se hunde dándose la vuelta como el cascarón de una nuez. Salgo despedido. Me zambullo y no sé dónde es arriba y dónde es abajo. Me muevo entre el líquido helado mientras una sensación me oprime el pecho. Sé, sin que me lo diga nadie, que es pánico.

Cuando por fin consigo subir trago aire entre estertores. La sal se me mete en los ojos, en los pulmones y hace que el pecho me arda. Me muevo gritando y mamá me llama. Puedo verla desde lejos, abrazada a un trozo de madera y mirándome con intensidad. Me hundo de nuevo y cuando reaparezco no puedo verla por ninguna parte. Entonces ahí está de nuevo, con el cabello empapado. Avanza pesadamente hacia mí y extiende las manos en el vacío, gritándome, y yo quiero ir rápido hacia ella, pero entonces el hombre de la barba tupida salta sobre mamá. Se hunde. Hay burbujas, espuma, movimiento, como en el cuento de “La Sirenita´´, que una vez nos contó el maestro en medio de los escombros, con su vieja pizarra balanceándose tras él, y ella no vuelve a salir a la superficie. No saldrá nunca más. Se ha quedado dormida.

Yo tampoco sé nadar. Toso y los pulmones se me llenan nuevamente de sal y agua fría que me congela por dentro. Me doy la vuelta mientras la corriente me arrastra y las piernas, ateridas por el frío, dejan de moverse. A mi alrededor hay sirenas, gritos, peticiones de auxilio, gente rezando y un sol que empieza a despuntar en el horizonte. Y entonces sé muchas cosas.

Sé que yo también me quedaré dormido, como todas las personas que alguna vez he conocido. Que mi cuerpo chocará contra la arena de otra playa, en un mundo opuesto, lleno de ventanas sin grietas, luces y relojes que funcionan, donde no hay cohetes que mirar, tan distinto al mío que no puedo imaginarlo con claridad. Sé lo que es la sangre, lo que es dormirse y no volver a despertarse nunca más, sé lo que es la tristeza en los ojos del maestro, lo que son las grietas en nuestra casa o nuestra casa sin techo. Sé lo que es la guerra, con todo lo que ésta implica. Sé lo que es que un mundo entero se vea reducido a cenizas.

Y sé, mientras respiro roncamente y me hundo, que lo que se extiende ante mí más allá de la vista, como un sueño, es lo más maravilloso que alguna vez tendré la oportunidad de ver, es lo único que he estado buscando. Por lo menos moriré habiéndolo visto.

El color azul, el color azul es tan hermoso…

 

Andrea Caballero de Mingo, septiembre de 2016

1º premio Certamen Creajoven 2016 Ayuntamiento de Guadalajara

 

"El guardián invisible", Dolores Redondo

junio 10, 2015

El guardían invisible, 2013 Publicada por Destino en 2013, El guardián invisible es un magnífico thriller entre dos aguas, entre el racionalismo de la protagonista, Amaia, y las viejas leyendas arraigadas en el valle del Baztán, Navarra. Una buena novela negra, que a veces me recuerda la nueva novela nórdica tan de moda en la actualidad o a El silencio de los corderos, aderezada con la tradición vasco-navarra.

Dolores Redondo La protagonista, la policía foral Amaia Salazar tiene que enfrentarse a una ola de crímenes de adolescentes en la comarca del Baztán, en medio de unos tortuosos recuerdos familiares de su infancia, en esa misma zona, en Elizondo. Recuerdos trágicos, oscuros y atormentados que revolotean en todo su argumento. La trama envuelve al lector, adentrándole en su entorno, y le hace devorar sus páginas en busca del vil criminal que sesga la vida de las jóvenes muchachas.

Elizondo Mención merece la ambientación de esta novela, la atmósfera de los bosques navarros, de los aislados caseríos, de sus oscuros valles, y suscita las ganas de conocer esta comarca de nuestro país. Dolores Redondo abre la Trilogía del Baztán, con esta primera entrega que seguro que enganchará al lector para continuar con esta saga de género negro. Un best seller verosímil, muy entretenido.

Valle del Baztán

"Vestido de novia", Pierre Lemaitre

marzo 5, 2015

Vestido de novia, 2014 Recomendada por una compañera de trabajo, la novela de Pierre Lemaitre, Premio Goncourt 2013 y editada por Alfaguara en 2014, me ha fascinado. He conocido a un autor que me ha impresionado como en su momento me impresionó Murakami. Un gran descubrimientos, vamos.

Pierre-Lemaitre Novela desarrollada en cuatro partes con estilos narrativos diferentes. La primera en segunda persona, la segunda en primera, y las dos últimas en tercera persona. Una novela que te mantendrá en la más absoluta tensión, y dónde el suspense no desaparece en ninguna de sus líneas. Perdonad que no destripe mucho de la historia que nos cuenta, pero se trata de dar las menos pistas posibles para que el lector se asombre por sí mismo. Solo decir que Sophie, la protagonista, es una persona que pierde objetos, que olvida pasajes de existencia, que comete pequeños robos de los que no recuerda nada, y que los cadáveres parecen acompañarla allí por donde ella pasa. Pero, nada es lo que parece…

Vestido de novia Insisto un libro muy, muy recomendable. Un thriller psicológico, y futuro clásico, apasionante y novedoso que te mantendrá pegada al libro gracias a sus geniales giros argumentales. Para no perdérsela, adictiva.

París

"El hombre más buscado", John le Carré

noviembre 27, 2014

El-hombre-mas-buscado John le Carré afronta el tema del terrorismo islámico en una época en la que, pese haber terminado la Guerra Fría, subyace otra guerra, subterránea, en la que lo único que ha cambiado es el escenario. Relato donde prevalece la mentira y la manipulación y, donde el ciudadano se encuentra indefenso ante los abusos de los servicios secretos de seguridad.

John le Carré Un joven ruso, hijo de madre chechena y padre oficial ruso, sin papeles y con una cantidad considerable de dinero llega a Hamburgo. Se llama Issa y es un devoto musulmán. Una joven abogada alemana, Annabel, que lucha por la defensa de los derechos de los inmigrantes intentará que no sea deportado. Para ello contactará con un rico banquero al borde de la quiebra para reclamar una importantísima suma que el padre de Issa había depositado en la opaca entidad financiera.

En este contexto todos pierden, sobre todo los ciudadanos que ya no pueden confiar en sus propios estados, ya que éstos anteponen la seguridad a la libertad, más preocupados de exterminar al enemigo que de cumplir las leyes. Un libro que denuncia la discriminación que sufre la comunidad islámica en los estados occidentales.

Mezquita Aunque no está a la altura de otras obras de le Carré ambientadas en la Guerra Fría, es una obra de actualidad, psicológica, realista y crítica con el dilema de seguridad o derechos.

Hamburgo

"Las tres bodas de Manolita", Almudena Grandes

junio 8, 2014

Las tres bodas de Manolita, 2014 Esperaba como "agua de mayo" esta nueva entrega de Episodios de una Guerra Interminable, de la gran escritora Almudena Grandes, tras las insuperables Inés y la alegria, y El lector de Julio Verne. Y al igual que los episodios anteriores no me ha defraudado, todo lo contrario, me ha permitido descubrir historias de la Guerra Civil Española en Madrid que ni por asomo hubiese podido imaginar.

Almudena Grandes Almudena recrea un monumental fresco con hechos verídicos y ficticios en el Madrid posterior a la guerra, un Madrid triste y oscuro, en blanco y negro, mísero y represivo, pobre y desolado. En ese malsano ambiente Manolita, "la señorita Conmigo no Contéis", comienza a colaborar con la resistencia antifranquista. Su hermano Antonio, oculto en un tablao flamenco, la propondrá casarse falsamente con un preso republicano para poder poner en marcha una multicopista y poder editar pasquines contra el régimen. Ese tímido hombre que conocerá en la Cárcel de Porlier será determinante en su vida y volverá a verlo en el destacamento penal del Valle de los Caídos.

Junto a Manolita conoceremos a través de las páginas de la novela a otros personajes, como Isabel Perales que conoció el trabajo esclavo de muchos niños en colegios e internados regidos por instituciones de la Iglesia Católica; como el Orejas, inspirado en el comisario Roberto Conesa, famoso por su empeño en ejecutar la represión política contra los republicanos clandestinos; o Antonio de Hoyos y Vinent, aristócrata y escritor anarquista que murió en la Cárcel de Porlier.

Cárcel de Porlier No te pierdas esta historia, una historia militante, comprometida y épica, en la que Almudena conjuga la historia de nuestra posguerra con la complejidad del comportamiento humano. Una genial novela de la, para mí, mejor escritora viva de las letras españolas.

Valle de los Caidos

"En la orilla", Rafael Chirbes

marzo 26, 2014

En la orilla, 2013 Se mueve Rafael Chirbes en un mundo fangoso, un mundo de corrupción y negocios turbios que ha convivido con nosotros durante los años del boom inmobiliario, y que nos hemos negado a ver. Utiliza el realismo para convertirnos en cómplices de la narración a través de un lenguaje directo y por momentos obsesivo. Obra galardonada con el Premio de la Crítica 2013 y considera por muchos críticos como una de las mejores novelas españolas de este incipiente siglo.

Rafael Chirbes La narración se pone en marcha con el hallazgo de un cadáver en el pantano de Olba. El protagonista, Esteban, ha tenido que cerrar la carpintería dejando a sus obreros en el campo mientras cuida de su anciano padre en fase terminal. Esteban indaga en los motivos que le han llevado a la ruina en su doble condición de víctima y verdugo.

Novela de la crisis, del largo invierno y de la resaca después de los pelotazos que ahora nos atormenta. Chirbes recrea magistralmente ese mundo de rufianes, de trepas y corruptos, ese mundo dominado por el capitalismo financiero ante la pasividad de los gobiernos. Una radiografía fehaciente de la España de las últimas décadas. Un mundo donde el amor, la amistad, la familia, el racismo y los códigos sociales también han formado parte de este banquete al que han sido llamado unos pocos. Novela densa para lectores que buscan algo más que entretenimiento, una verdadera radiografía del fracaso.

Pantano

“Lo que la nada encierra”, Andrea Caballero de Mingo

diciembre 21, 2013

Lo que la nada encierra, 2013 Primera novela de una joven alcarreña, 15 años, dispuesta a contarnos las historias de su incipiente universo. La trama surge de un relato breve titulado ¡No pudo ser!, premiado en el II Concurso Literario de Albalate de Zorita, de la misma autora y que ha continuado hasta conformar la novela.

Jared vive encerrado en su mansión, alejado del mundo, concentrado en recuperar la inspiración perdida. Malgasta hojas de papel intentando recuperar al escritor que había sido. Su relación con el mundo que le rodea es inexistente hasta que recibe la noticia de la llegada de la joven Ana. Jared no puede soportar ver a esta joven e intentará por todos los medios que su presencia no altere el monótono transcurrir de los días. ¿Por qué Jared no quiere ver a Ana? ¿Por qué solo oír su nombre le rompe las entrañas? Ana intentará encontrar la respuesta a las numerosas incógnitas que rodean a tan misterioso personaje. La relación de Ana con las criadas, el viejo vagabundo que se encontró en sus paseos por el pueblo, aquella misteriosa llave con forma de mariposa…., todos estos hechos y acontecimientos permitirán a la joven descubrir el secreto que escode Jared.

Puedes descargar el libro en: http://www.amazon.es/nada-encierra-Andrea-Caballero-Mingo-ebook/dp/B00H2ZED36/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1387659710&sr=8-1&keywords=caballero+de+mingo

“1q84. Libro 3”, Haruki Murakami

septiembre 19, 2013

1Q84. Libro 3 Tras leer los dos primeros volúmenes de 1q84 he continuado con el tercero. Me declaro fan incondicional de Murakami. Persiste el autor con un texto desconcertante, inquietante y perturbador, donde la protagonista femenina de la historia, Aomame, se erige en heroína indiscutible del relato, por encima del protagonista masculino, Tengo.

Haruki-Murakami Ambos, Aomame y Tengo, se enfrentarán a numerosos peligros, a presencias sobrenaturales en ese mundo con dos lunas donde gravitan sus existencias. El realismo inicial va encontrando fisuras hacia un nuevo contexto amenazante, a veces surrealista y kafkiano.

En esta tercera entrega cobra protagonismo el abogado investigador Ushikawa, personaje singular, talentoso y sin escrúpulos, que rezuma peligro para Tengo y Aomame. Pese a ello, ¿lograrán encontrarse nuestros protagonistas?. ¿En 1984 o en 1q84, el universo fantasmagórico de dos lunas?

1q84

“Llámalo deseo”, José Luis Rodríguez del Corral

junio 26, 2013

Llámalo deseo, 2003 Novela publicada en 2003, ganadora del premio La Sonrisa Vertical, que gira en torno a la concepción personal del erotismo de cuatro personajes, erotismo que alcanza su plenitud cuando se comparte con el otro o con los otros. Rodríguez del Corral utiliza un lenguaje sugerente y una fina elaboración psicológica de los personajes para conseguir una madurez estilística propia.

Piscina El tímido Héctor, tímido y solitario personaje, contempla con morbo los entrenamientos en una piscina de la atractiva nadadora Belén. Ésta que trabaja en una tienda de ropa contempla las entradas y salidas de los clientes de un sex-shop donde descubre a Héctor y a una misteriosa mujer, Claudia. Atraída por ambos, Belén se sumerge en las vidas de estos personajes y conocerá al marido de Claudia, Luis, vícitma de un accidente de tráfico que lo ha reducido a la inmovilidad. Poco a poco se rompen los límites de lo privado para bucear en los deseos inconfesables de los personajes.

Rodríguez del Corral Novela recomendable para este verano donde parece que el calor no va a agobiarnos y que nos ayudará a que nos suba un poco la temperatura. Para amantes de la novela erótica y muy alejada de “betsellerismo” del porno para mamás.

Sex-shop

“Neuromante”, William Gibson

abril 16, 2013

Neuromante Publicada en 1984, Neuromante supuso un hito en la Ciencia Ficción, sobre todo en los términos utilizados y creados por William Gibson, como por ejemplo ciberespacio que forma parte ya de nuestro lenguaje cotidiano.

William Gibson Gibson recrea un futuro incierto, pesimista en su concepción, con inmensas ciudades contaminadas y decadentes, convirtiendo su obra en la novela ciberpunk por excelencia donde se mezclan alta tecnología, multinacionales corruptas, yakuzas, drogas o héroes inmorales.

Neuromante nos presenta a Case, un cyber-vaquero, al que se ha extirpado la posibilidad de conectarse al ciberespacio y que se gana la vida en negocios turbios en Chiba City, un puerto japonés prácticamente fuera de la ley. Este experto en robar información en el ciberespacio contacta con Armitage y su guardaespaldas Molly, una mujer implantada con lentes en vez de ojos y uñas retráctiles de bisturí. Armitage cura a Case para que pueda navegar por el ciberespacio y conseguir la información que necesita. Todo ello en un planeta donde la mayor parte del este de Estados Unidos es una única ciudad, Europa es un vertedero atómico y Japón una jungla de neón corrupta y brillante.

Neuromante Una historia del futuro, oscuro y decadente, donde la tecnología en vez de solucionar problemas de los ciudadanos empeora la situación, un mundo que poco a poco se va pareciendo más al nuestro. Gibson continuaría la obra con otras dos novelas, Conde Cero, 1986, y Mona Lisa Acelerada, 1988, para formar una excelente trilogía. Neuromante obtendría el Premio Hugo 1985, Premió Nébula de Novela 1984 y Premio Philip K. Dick 1985.

Neuromante