Archive for 30 enero 2010

“Spanish Bombs” (1979). The Clash.

enero 30, 2010

“Spanish Bombs” (1979). The Clash

La canción “Spanish Bombs” es un tema de la banda punk británica The Clash. Pertenece a su álbum más prestigioso, “London Calling” publicado el 14 de diciembre de 1979 por CBS Records. Escrita por: Mick Jones y Joe Strummer.

Portada del "London Calling". The Clash (1979).

Esta controvertida canción ha recibido múltiples interpretaciones, y es que The Clash en rara ocasión se han atrevido con otros idiomas.

La letra del tema rinde tributo a los revolucionarios y luchadores de la libertad que combatieron en la Guerra Civil Española, siendo el primer tema en el que The Clash tratan asuntos sociales no relacionado con su ascendente británico.

La letra comienza nombrando a Andalucía, una de las primeras zonas que fue tomada por las tropas fascistas partidarias del golpe encabezado por el general Franco. También, en esa primera estrofa, menciona el asesinato del poeta granadino Federico García Lorca a manos de la Guardia Civil, y el final de la guerra en 1939.

The Clash.

El estribillo, escrito en castellano, podría hacer referencia a los amores infinitos o, una alusión al famoso vino andaluz, el Fino.

En la siguiente estrofa, Strummer y Jones, coautores de la canción, se referiría a las luchas intestinas que durante la Guerra Civil se produjeron en el bando republicano entre socialistas, comunistas y anarquistas. La referencia a la tumba irlandesa podría hacer mención a los atentados del Ulster o a la participación irlandesa en la Guerra Civil Española, bien en la Connolly Column que estuvo dentro del “British Battalion”, y posteriomente en el “Lincoln”, en el bando republicano; o los irlandeses que formaron la “O’Duffy’s Irish Bandera” comandado por Eoin O’Duff y que combatieron a favor del general Franco.

Finalmente, en su última estrofa hace referencia al compromiso que asumieron muchos de los poetas españoles del momento, en apoyo a la causa de la II República, llevando la cultura al pueblo, incluso hasta las trincheras.

Strummer en Granada (1992).

“Spanish Bombs”

Spanish songs in Andalucia
The shooting sites in the days of ’39
Oh, please, leave the ventana open
Fedrico Lorca is dead and gone
Bullet holes in the cemetery wall
The black cars of the Guardia Civil
Spanish bombs on the Costa Rica
I’m flying in on a DC 10 tonight

Spanish bombs, yo te quiero infinito
Yo te quiero, oh mi corazon
Spanish bombs, yo te quiero infinito
Yo te quiero, oh mi corazon

Spanish weeks in my disco casino
The freedom fighters died upon the hill
They sang the red flag, they wore the black one
After they died it was Mockingbird Hill
Back home the buses went up in flashes
The Irish tomb was drenched in blood
Spanish bombs shatter the hotel
My senorita’s rose was nipped in the bud

The hillsides ring with “Free the people”
Or can I hear the echo from the days of ’39?
Trenches full of poets, the ragged army
Fixing bayonets to fight the other line
Spanish bombs rock the province
I’m hearing music from another time
Spanish bombs on Costa Brava
I’m flying in on a DC 10 tonight

Spanish songs in Andalucia, mandolina
Oh mi corazon
Spanish songs in Granada
Oh mi corazon 

“Bombas Españolas”

Canciones españolas en Andalucía
Campos de tiro en los días del 39
Oh, por favor, deja la ventana abierta
Federico Lorca esta muerto y se ha ido
Agujeros de bala en las paredes del cementerio
Los coches negros de la Guardia Civil
Bombas españolas en Costa Rica
Esta noche vuelo en un DC 10

Bombas Españolas, yo te quiero infinito
Yo te quiero, oh mi corazón
Bombas Españolas, yo te quiero infinito
Yo te quiero, oh mi corazón

Semanas españolas en mi disco casino
Combatientes por la libertad murieron en la colina
Cantaba a la bandera roja, vestían a la negra
Después de su muerta fue la Colina del Ruiseñor
Los autobuses estallaban de vuelta a casa
La tumba Irlandesa esta bañada en sangre
Bombas Españolas destrozan los hoteles
La rosa de mi señorita fue cortada de raíz

Laderas de anillo con “Libertad al pueblo”
O puedo oír el eco de los días del 39?
Con trincheras llenas de poetas, el ejercito harapiento
prepara las bayoneta, para luchar contra la otra línea
Bombas Española destruyen la provincia
Estoy escuchando la música de otro tiempo
Bombas Española en Costa Brava
Esta noche vuelo en un DC 10

Canciones Españolas en Andalucía, mandolina
Oh mi corazón
Bombas Españolas en Granada
Oh mi corazón

El sueño de Descartes

enero 29, 2010

El sueño de Descartes

El filósofo René Descartes (1596-1650), padre del Racionalismo, tuvo una experiencia mística que interpretó como un mensaje divino que le incitaba a consagrarse a su misión filosófica. Este sueño fue el leit motiv que le impulsó a dedicarse con determinación a la filosofía, renunciando a su carrera en el ejército.

La noche de ese 10 de noviembre de 1619, Descartes se halla acuartelado cerca de Baviera, y allí en su habitación calentada por una estufa tuvo tres sueños sucesivos, que cambiarían su vida. En esa noche de entusiasmo sería para él, el acontecimiento más importante de su existencia, ya que le harían descubrir los fundamentos de una ciencia admirable: la geometría analítica. Otros autores hablan del álgebra universal, de descubrimientos en el campo de la óptica o de los principios de su manifiesto epistemológico.

Descartes en la corte de la reina Cristina de Suecia. Pierre Louis Dumesnil

De esta experiencia, Descartes, describió de forma minuciosa las condiciones del sueño del 10 de noviembre, precisando que ese día había comido poco y llevaba más de tres meses sin beber alcohol. Ese día tuvo un “recalentamiento del cerebro”, según el matemático Huyghens (1929-1695), un estado de excitación debido al exceso de trabajo intelectual, lo que le impedía relajarse y dormir bien. En esa agitada duermevela, le llegaron las tres visiones o sueños:

Primer sueño: Descartes si vió a si mismo caminando hacia la iglesia de su antigua escuela, el Colegio de La Fléche. El viento le impedía avanzar debido a su virulencia y lo arrastraba contra la pared del templo. En el patio del mismo, alguien conocido le invitaba a comer un melón maduro.

Segundo sueño: Sintió y escucho el crepitar de un rayo y que su cuarto era inundado por una lluvia de fuego.

Tercer sueño: Descartes se hallaba en una estancia, delante de un diccionario y un libro de poemas. Logró ver un verso de Ausonio: “¿Cuál será el camino que seguiré en mi vida? De repente, un desconocido entra en el cuarto y le ofrece un libro abierto con dos palabras SI y NO.

El discurso del Método

El discurso del Método

Para Descartes los dos primeros sueños se referían a su pasado y la tercera visión al futuro. El fuerte viento lo explica como un espíritu maligno que pretende empujarle a la fuerza hacia la iglesia, de la cual el filósofo no pretende alejarse por el momento. El melón simboliza el amor de la soledad.

La lluvia de fuego representaba al Espiritú Santo, Freud interpretaría posteriormente este hecho como una manifestación sexual, sacándola del contexto cultural católico en el que Descartes vivía.

En cuanto al diccionario era, para nuestro autor, la suma de las ciencias, y el libro de poemas simbolizaba la unión entre la sabiduría y la filosofía. El SI y el NO representaban la posibilidad de diferenciar la verdad de la mentira, a través de un método adecuado.

En cuanto a la misteriosa figura que le señala el camino del método, hay muchas y variadas interpretaciones, unos afirman que era alguno de los Hermanos Rosacruces, con su propuesta de un método infalible, para otros, era un ángel del señor el que puso en marcha el sueño de la razón. 

Tumba de Descartes en la Abadía de Sant Germain des Prés. París.

The Snow Goose. Camel (1975).

enero 27, 2010

The Snow Goose – Camel (1975)

El disco es obra del grupo de música progresiva, también denominado rock sinfónico, Camel. En este álbum la banda está formada por su cuarteto original: Peter Bardens (órgano, mini moog, teclados), Doug Ferguson (bajo), Andy Ward (batería, percusiones) y Andrew Latimer (guitarras, flauta y voz principal).

La obra fue coescrita por Latimer y Bardens, y contó con la ayuda para los arreglos orquestales de David Bedford, colaborador en varias obras con Mike Oldfield. La producción corre a cargo de David Hitchcock. Con estos artífices, el cuento  de Paul Gallico, “El ganso de las nieves” (1941), es llevado a la cima del rock progresivo, una autentica joya muy recomendable. Paul Gallico escribiría en 1969, “La aventura del Poseidón”, famosa por su versión cinematográfica.

Camel

El cuento y, por tanto, el disco nos cuentan la historia de Rhayader, un hombre solitario que vive en la costa de Essex, condado al este de Londres, y que levanta temores entre sus vecinos por sus prejuicios. La acción transcurre en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. Nuestro protagonista ayuda a un ganso que ha resultado herido. En este acto de benevolencia recibe la ayuda de Fritha, que es una niña que encontró al ave en una cercana playa. Mientras dura la convalecencia del pájaro, la vida entre los tres personajes es de felicidad extrema.

Pero cuando el ganso se recupera, levanta el vuelo nuestro protagonista es abandonado por el animal y por la niña, volviendo de nuevo a la soledad.

Finalmente, Rhayader muere en la batalla de Dunkirk (Dunkerque, Francia) luchando por su pueblo, bajo la presencia del ganso.

The Snow Goose - Camel

Una de las características de este poema sinfónico es la descripción musical que realiza de las situaciones, las emociones y los paisajes. La música no es un adorno a la historia, sino creadora de la historia.

CAMEL: THE SNOW GOOSE (1975)

  1. The great marsch
  2. Rhayader
  3. Rhayader goes to town
  4. Sanctuary
  5. Fritha
  6. The snow goose
  7. Friendship
  8. Migration
  9. Rhayader alone
  10. Flight of the snow goose
  11. Preparation
  12. Dunkirk
  13. Epitaph
  14. Fritha alone
  15. La princesse perdue
  16. The great marsh

De turno…

enero 24, 2010

De turno… 

Cuchilla sangrienta

 

Después de...

  

Restos

Sobras

Rastros

Los billetes de Franco.

enero 23, 2010

Los billetes de Franco.

¿Por qué nunca has visto billetes con imágenes del dictador? 

El general golpista Franco intentó por primera vez, a finales de 1936, en plena guerra civil española, imprimir billetes con su rostro estampado. El Gobierno de Burgos contacto con dos firmas inglesas para la emisión de billetes: la firma londinense Bradbury Wilkinson and Co., y la también británica Thomas de la Rue. 

Esta última empresa rechazo en firme el posible de contrato, ya que tenía firmado con la República un contrato para la edición de sus billetes. En cuanto a la otra empresa, Bradbury, aceptó en un principio. Llegó a comprometerse con el gobierno de la España Nacional para la elaboración lo más rápidamente posible de los billetes por una cantidad en torno a los 95 millones de pesetas de la época. El pedido consistía en billetes de 25, 50 y 100 pesetas, ampliable posteriormente a billetes más grandes de 500 y 1000 pesetas. 

Billete con el rosto de Franco

En esos billetes figuraría en el anverso un retrato del general Franco vestido de uniforme militar y, en el reverso imágenes de las ciudades que habían sido proclives o emblemáticas durante el golpe de estado: Sevilla, Salamanca, Toledo, Segovia y Burgos. El artista encargado que realizo los dibujos fue Juan Rampsomanikis, de origen griego y proclive al golpe de estado que murió posteriormente en San Sebastián en 1937. El lugar que los billetes mencionarían seria Madrid, pese a que el gobierno franquista tenía su sede en Burgos, lo que nos demuestra que Franco pensaba que la guerra civil duraría muy poco tiempo. Queipo de Llano, general rebelde, había mencionado por esas fechas de 1936 que “tomaremos las uvas en Madrid” (lo que evidentemente no sucedió, debido fundamentalmente al arrojo de la población de Madrid que detuvo a las fuerzas golpistas a sus puertas). 

El gobierno republicano, con sede en Valencia, contacto con la empresa Bradbury, y fue advertido de la ilegitimidad del gobierno franquista. Los asesores de esta empresa de impresión indicaron a los enviados por el gobierno de Burgos, que los billetes deberían estar fechados en Burgos, y no en Madrid como pretendía Franco, ya que temían la demanda que podría interponer el gobierno republicano y la costosa indemnización que esto podría suponer. Finalmente, Bradbury renunció a entregar los billetes al gobierno del general Franco, pese a las pérdidas ocasionadas. 

El gobierno de Burgos, que no cesaba en su empeño, acudió a otra empresa, esta vez alemana, Giesecke & Devriente, pensando que la sintonía ideológica con Alemania facilitaría el desarrollo de la operación. Intentó realizar la misma emisión que había pretendido hacer con las empresas británicas, pero con dos cambios, serían fechados en Burgos, a 21 de noviembre de 1936 y, sin el retrato de Franco. El reverso permanecía inalterado, con las ciudades mencionadas anteriormente, aunque se produjeron cambios en su valor facial. Esta emisión no tuvo ningún problema y salió a la calle en la primavera de 1937. El segundo intento lo realizó el dictador ya en 1940, una vez finalizada la guerra civil. El modelo, fechado el 9 de enero de 1940, fue presentado al Banco de España por la firma italiana Coen & Cartevalori. La emisión fue editada exceptuando un billete de 100 pesetas con el rostro de Franco, el retrato parece ser que era el ya diseñado en 1936, con algún ligero retoque. En el anverso figuraba el Alcázar de Toledo. Se supone que el general detuvo su emisión ya que consideró que dificultaría la financiación exterior de su gobierno debido al rechazo que su figura tenía en gran parte de la comunidad internacional. La tercera tentativa se cree que se produjo entre 1948 y 1950. El gobierno del momento contacto con la empresa británica, Thomas de la Rue, a la que encargó la emisión de los billetes. En estos billetes se mostraba un retrato de Franco más maduro, vestido con su uniforme de general y con corbata. De nuevo, las necesidades de financiación exterior pesaron en la decisión de su puesta en circulación, habida cuenta del rechazo de gran parte de las potencias internacionales al gobierno franquista.  

Billetes con la figura del general Franco

El segundo intento lo realizó el dictador ya en 1940, una vez finalizada la guerra civil. El modelo, fechado el 9 de enero de 1940, fue presentado al Banco de España por la firma italiana Coen & Cartevalori. La emisión fue editada exceptuando un billete de 100 pesetas con el rostro de Franco, el retrato parece ser que era el ya diseñado en 1936, con algún ligero retoque. En el anverso figuraba el alcázar de Toledo. Se supone que el general detuvo su emisión ya que consideró que dificultaría la financiación exterior de su gobierno debido al rechazo que su figura tenía en gran parte de la comunidad internacional. 

La tercera tentativa se cree que se produjo entre 1948 y 1950. El gobierno del momento contacto con la empresa británica, Thomas de la Rue, a la que encargó la emisión de los billetes. En estos billetes se mostraba un retrato de Franco más maduro, vestido con su uniforme de general y con corbata. De nuevo, las necesidades de financiación exterior pesaron en la decisión de su puesta en circulación, habida cuenta del rechazo de gran parte de las potencias internacionales al gobierno franquista.

Hello world!

enero 23, 2010

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!