El voyeurismo de Candaules le costó un reino y la vida

Candaules Cuentan en sus escritos Heródoto de Halicarnaso y Platón que el rey de Lidia, Candaules, perdió el trono por voyeurismo. Candaules estaba perdidamente enamorado de la hermosura de su esposa y ofrece a su lugarteniente Giges verla desnuda para admirar su belleza cuando ella vaya a acostarse.

Giges Ante la insistencia del rey, y por miedo a futuras represalias de éste, Giges obedece al monarca y accede a ver a su esposa desnuda. Oculto en la estancia observa cómo se desnuda y descubre la belleza de la reina. Ésta se percata de la presencia de Giges aunque lo mantiene en silencio y, al día siguiente le propone al lugarteniente que o bien mata a Candaules por mostrar lo que no le era permitido ver, o se da muerte a sí mismo para evitar futuras tentaciones.

Giges opta por mantener su vida y cuando llegó la noche acompañó a la reina hasta sus aposentos. Allí ésta le entregó una daga y se escondió tras la puerta y cuando Candaules dormía le asesinó. De esta forma Giges se apoderó del trono y de la reina convirtiéndose en rey de Lidia.

Lidia Algunos lidios tomaron las armas para vengar la muerte de Candaules. Partidarios de Giges y de Candaules acordaron someter el entuerto al oráculo de Delfos. El oráculo respondió en favor de Giges y éste se convirtió en rey. El voyeurismo del rey le costó la corona y la vida.

Candaules

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: