El asesinato de Aldo Moro

Aldo Moro asesinado El 16 de marzo de 1978 un Fiat con matrícula diplomática intercepta el vehículo del líder democristiano Aldo Moro que se dirigía a la Cámara de Diputados. De su interior desciende varias personas, al igual que de otro coche que seguía al político y varios más aparecen de entre los setos de un jardín. En total, nueve hombre armados que matan a los miembros del cuerpo de carabineros que daban escolta a Moro y que secuestran al político.

Aldo Moro La movilización de las fuerzas de seguridad italianas, los registros domiciliarios realizados y los controles de carretera no surten efecto. Aldo Moro sigue sin aparecer hasta que el 9 de mayo, ante la indignación del pueblo italiano, y en pleno centro de Roma, en la Via Caetani, aparece el cuerpo sin vida del político en el maletero de un coche abandonado.

A partir de 1979 fueron detenidos varios miembros de las Brigadas Rojas, juzgados y condenados, entre ellos Mario Moretti, en aquel entonces jefe del grupo terrorista y autor material del magnicidio. Los brigadistas pretendían con este secuestro forzar al gobierno italiano a negociar el intercambio de sus presos por el político secuestrado pero el gobierno italiano se negó a cualquier tipo de negociación con los terroristas. Ésta es la versión oficial, pero ¿qué se esconde detrás de este asesinato?.

Brigadas Rojas, terroristas Numerosas teorías conspirativas sitúan a las Brigadas Rojas como meros ejecutores escondidos detrás de otros intereses representados por la mafia, el Vaticano, la CIA o los masones.

Il Popolo Lo que sí es cierto es que el día del secuestro se iba a votar en el Congreso italiano una moción de confianza favorable al gobierno de Giulio Andreotti que contaba con el apoyo del Partido Comunista Italiano. Durante el cautiverio de Moro, éste emitió diversos comunicados intentando convencer a su partido, la Democracia Cristiana, al gobierno e incluso al Papa Pablo VI, de acceder a las demandas de los terroristas.

Según la viuda de Aldo Moro, Kissinger, consejero de Seguridad Nacional norteamericano, le advirtió de la necesidad de no incluir en el gobierno a miembros del Partido Comunista o de lo contrario lo pagaría caro. Es evidente que el líder democristiano resultaba incómodo para ciertos grupos que no veían con buenos ojos un gobierno de coalición entre democristianos y comunistas, y que el talante negociador de Moro resultaba claramente incómodo a muchos.

Giulio Andreotti y Aldo Moro, 27 febrero 1978 Para saber mas:

El caso Aldo Moro. Sciascia, Leonardo. Destino, 1999.

Brigadas Rojas. Moretti, Mario. Akal, 2002.

¿Por qué aumenta el terrorismo? Dershowitz, Alan M. Encuentro, 2004.

Brigadas Rojas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: