El Gran Hedor

El Gran Hedor En el año 1854 Londres se vio asolada por una epidemia de cólera. Esta epidemia se extendió de forma descontrolada a una velocidad de vértigo. El cólera era la enfermedad más temida del siglo XIX y se desconocía su origen. Muchos pensaban que se transmitía debido a la inhalación de miasmas, emanaciones tóxicas y malolientes, producto de materias en descomposición. El Támesis que atravesaba Londres apestaba y podía ser, por tanto, una fuente de contagio.

El Gran Hedor Londres en esa época contaba con 2,5 millones de habitantes. Todos los residuos iban a al Támesis. La tasa de mortalidad de los londinenses que vivían cerca del rio era seis veces mayor que la de los que vivían alejados de él. El médico John Snow estudió los hábitos de los que habían contraído la enfermedad en el distrito londinense del Soho. Snow llegó a la conclusión de que todos los habían contraído el cólera habían bebido agua de la misma fuente pública que contenía agua contaminada con residuos fecales.

En 1858 una horrible ola de calor sacudió Londres. El hedor del Támesis que circulaba cerca de la Cámara de los Comunes era tan horrible que los políticos tuvieron que colgar cortinas bañadas en desinfectante en las ventanas a fin de disimular la peste. Este fenómeno llegó a conocerse como el Gran Hedor y obligó a la construcción de un nuevo sistema de alcantarillado para sanear el rio.

El Gran Hedor Fuertes lluvias finalmente terminaron con el calor y la humedad del verano y la crisis inmediata llegó a su término. Sin embargo, un comité seleccionado por la Cámara de los Comunes presentó un informe sobre el Gran Hedor y recomendó como poner fin al problema.

El Gran Hedor Se construyeron nuevos canales para depurar las aguas antes de llegar al Támesis. Los resultados fueron espectaculares, cuando toda la ciudad se conectó a este nuevo sistema de aguas residuales la epidemia de cólera cesó su mortal eficacia y se demostró que el agente infeccioso era el agua o la comida contaminada con la bacteria causante de la enfermedad quedando claro que una buena higiene era la mejor forma de prevenir enfermedades.

El Gran Hedor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: