El Socorro Rojo Internacional (¿recuperable para la crisis?)

Cartel El Socorro Rojo Internacional fue creado en 1922 por la Internacional Comunista a modo de una especie de Cruz Roja política e internacionalista. En sus orígenes dirigió campañas de apoyo humanitario y material a prisioneros comunistas en diferentes países. Estaba dirigido por Clara Zetkin, Elena Stasova y Tina Modotti desde Moscú. Su disolución se produjo en 1942.

Carta En España se creó un Comité dirigido por Quintín Viloria, Gaspar Garrote y Álvarez Roca en 1925 durante la Dictadura de Primo de Rivera. Pese al escaso apoyo que el Partido Comunista tenía todavía en España el Socorro Rojo fue extendiéndose, formando diversos comités en el resto del estado. Durante el periodo republicano y pese a las limitaciones del PCE, fue ilegalizado de 1934 a 1936, el Socorro Rojo siguió ejerciendo sus laborales propagandísticas y sus actividades sin impedimentos, y con una mayor libertad de actuación.

Durante la Revolución de Asturias (octubre, 1934) el Socorro Rojo aumentó su influencia gracias a las ayudas y apoyo que suministró a las victimas de la represión. Su prestigio hizo que expandiese su red de solidaridad y ayuda internacional y sus acciones serían modelo posterior durante la Guerra Civil Española.

Hogar infantil Entre 1933 y 1935 participarían activamente en la creación del Frente Popular, de ahí surgiría la formación del Comité Nacional de Ayuda a las Víctimas de la represión de Octubre, comité formado por socialistas, comunistas, miembros de la UGT, de la CGTU e independientes.

Cartel Numerosos artistas e intelectuales se integraron en el Socorro Rojo y su expansión por toda España hizo efectiva su oposición al fascismo en numerosos frentes de acción. Durante la guerra la dirección caería en manos de Joaquín Arderíus hasta su exilio en Francia y México, y sus actividades se centraron fundamentalmente en facilitar comida a los niños de la zona republicana, a la creación de bibliotecas para soldados, creación de hospitales (257), ambulancias y campañas de higiene. Su símbolo sería una S detrás de las rejas de una prisión, prisión a la que fueron sometidos muchos de sus dirigentes e integrantes después de la guerra y que concluiría con juicios sumarísimos con condenas a muerte.

También ayudarían a las víctimas de la represión franquista, a los represaliados y refugiados políticos, facilitándoles el derecho de asilo, principalmente en la Unión Soviética, y de ayuda y asistencia jurídica para aminorar las penas a los que habían sido detenidos.

Sellos En 1975 el PCE(r) intento resucitarlo clandestinamente editando el boletín Solidaridad. Colaboraron actores, médicos y enfermeras, abogados, artistas e intelectuales junto a víctimas o familiares de las víctimas de la represión. La experiencia finalizaría en 1981 con desarticulación por parte de las fuerzas de seguridad de su infraestructura. Hoy, 2013 en plena feroz crisis económica no estaría de más que los partidos de izquierda creasen algo similar para ayudar a sus afiliados y militantes necesitados (que no son pocos).

Carnet, Antonio Machado Para saber más:

El Socorro Rojo Internacional. González Santos, Paloma y Samaniego Boneu, Mercedes. Universidad de Salamanca. Salamanca, 1991.

El exilio científico republicano. Barona, Josep L. Universidad de Valencia. Valencia, 2010

Mujeres encarceladas. La prisión de Ventas: de la República al franquismo, 1931-1941. Hernández Holgado, Fernando. Marcial Pons, Ediciones de Historia. Madrid, 2003.

Carnet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: