El “Conde Rossi”, un chulo asesino

Conde Rossi Arconovaldo Bonaccorsi, conocido como el “conde Rossi” fue la cabeza visible de la represión y asesinato de 2.000 personas en las islas Baleares durante la Guerra Civil Española. Durante los seis meses que estuvo en la isla de Mallorca alentó con sus discursos y sus acciones una brutal represión hasta que el propio general Franco decidió quitárselo de encima. Unas ejecuciones innecesarias ya que el día 4 de septiembre de 1936, la guerra había comenzado el 18 de julio del mismo año, las tropas republicanas al mando del capitán Bayo que intentaron retomar el control de la isla de Mallorca habían huido por el puerto de Manacor.

Milicianos a las órdenes de Bayo El “conde Rossi”, enviado por Mussolini como vicecónsul, creó una fuerza de represión con el nombre de Dragones de la Muerte formada por cincuenta y dos falangistas, en su mayoría estudiantes, y que como ya no había guerra a la que jugar se pusieron a fusilar y exterminar al grito de: “¡Exterminio de rojos! ¡Fucilati súbito!”. El mensaje que el “conde Rossí” envió al Conde Ciano, yerno de Mussolini, no deja lugar a dudas: “El número de prisioneros que encontré a mi llegada se ha reducido (…) Se están realizando a diario labores para lograr una limpieza radical de personas y lugares infectos”.

Mallorca De gran prepotencia y vanidad, ni era conde, ni general de ningún ejército, pese a que se hizo estampar un sello de goma en el que figuraba General Aldo Rossi, si hay referencias a su talante chulesco, a ser un vividor, un aventurero y un putero.

rossi3 Los Dragones de la Muerte reforzaron a las tropas rebeldes en la zona de Manacor aunque cuando llegaron al frente la batalla ya había concluido. Cometieron sus tropelías fundamentalmente en Mallorca aunque también extendieron sus acciones represivas a Ibiza y Formentera, mientras el “conde Rossi” se dedicaba a dar mítines en Palma de Mallorca, a besar niños disfrazados de falangistas y a relacionarse con el alto mando militar y con el obispo.

Las leyendas hablan de 6.000 muertos y de cientos de violaciones. Seguramente no fueron tantas las muertes pero su fama de sanguinario perdurará en la memoria colectiva de los mallorquines. Finalmente la aristocracia balear le dio la espalda temerosa del poder que estaba adquiriendo la Falange. El hijo del banquero Juan March, financiador del golpe de estado que propició la guerra, se opuso tajantemente a que los italianos intervinieran en la vida política y económica de las islas.

Los Dragones de la Muerte Para saber más:

“El conde Rossi (retrato de un fascista)”. Joan Pla. Memoria civil, número 36. Baleares, 1986.

“La intervención italiana en la Guerra civil Española/1. Golpe, de mano en Mallorca”. John F. Coverdale. El País, 8 de agosto de 1976.

“Aguas peligrosas”. Michael Alpert. Akal. Madrid, 1994.

Rossi en Manacor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: