Los millonarios se fugan por la puerta principal

La Vanguardia, 4 de noviembre de 1933 Mientras algunos se jugaban la vida por escapar de la cárcel otros, adinerados o aristócratas, preferían huir por la puerta principal. El jueves 2 de noviembre de 1933 el millonario Juan March se fugó de la cárcel de Alcalá de Henares donde llevaba recluido 17 meses. La evasión, por la puerta principal, la realizó el millonario en compañía del oficial de prisiones encargado de su custodia, Eugenio Vargas, dejando una carta de despedida argumentando que su precaria salud y la injusticia de su reclusión hacían inevitable dicha fuga.

March La noche anterior a la evasión March recibió la visita de su esposa y dos de sus hijos, de su cuñada Leonor Cervera y su amigo el señor Ferrándiz. Los visitantes llegaron a la cárcel de Alcalá en tres vehículos, un Rolls-Royce, un Chrysler y un Ford. Está claro que el régimen penitenciario de su señoría era bastante relajado.A su salida del penal ocuparon solo dos de los vehículos dejando el Ford frente a la Hostería del Estudiante.

Uno de los guardias que estaba en la garita cerca de la puerta principal afirmó que esa noche dio el alto a un vehículo Ford ocupado por el conductor y otras dos personas. Interrogados sus ocupantes afirmaron que se dirigían a la Hostería del Estudiante. El centinela les prohibió el paso por el lugar y les indicó el camino que debían seguir. El automóvil retrocedió y enfiló hacia la carretera de Madrid.

Cárcel de Alcalá de Henares Lo que es seguro es que las autoridades penitenciarias no tuvieron conocimiento de la fuga hasta las 11 de la mañana del día 3, cuando los criados de March llegaron a la prisión. Ojo al dato, se permitía el recluso levantarse a las 11 de la mañana y recibir los cuidados, comida y ropa de sus sirvientes. Las prebendas que las autoridades republicanas concedieron a March son evidentes, lejos de las que recibirían los presos republicanos en régimen totalitario que vendría después y que el millonario contribuyó a imponer en nuestro país. Al entrar en la celda la comitiva se encontraron con ella vacía y el lecho intacto con lo que el jefe de servicio que les acompañaba dio cuenta al director de la prisión mientras los sirvientes llamaban a la esposa del fugado.

Juan March, 1948 Las declaraciones que el jefe de servicio Martín Arnáiz Marco hizo al director de la prisión Leopoldo Calleja indican que Juan March le llamó sobre las diez de la noche diciéndole que era injusta su permanencia en el penal y que por tanto debería colaborar en su puesta en libertad. El señor Arnáiz accedió a su petición (¿a cambio de qué?), y le abrió las puertas de la prisión permitiéndole la huída.

El viernes 3 de noviembre Juan March recaló en Gibraltar hospedándose en el Rock Hotel donde en compañía del médico y periodista Ruiz Albéniz explicó los motivos de su proceso y de su fuga de la prisión de Alcalá de Henares ocurrida a las diez y cuarto de la noche según su propio relato. Y así tuvo el fugado vía libre para colaborar económicamente con el golpe de estado del general Franco y provocar una sangrienta Guerra Civil.

Para saber más:

La Vanguardia. Sábado 4 de noviembre de 1933, página 18.

ABC. Sábado 4 de noviembre de 1933, página 17.

ABC. Domingo 5 de noviembre de 1933, página 29.

Hosteria del Estudiante, 1947

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: