El burdel de los espías, el Salón Kitty

Kitty Schmidt Es evidente que los burdeles han sido utilizados a lo largo de historia por el poder para recabar información confidencial de los clientes. Reinhard Heydrich, segundo de aborda de las brutales y terroríficas SS, consciente de ello utilizó estas alegres casas para que las chicas a su servicio recopilasen información sobre las confidencias que les realizaban sus clientes.

Heydrich Heydrich en 1939, junto a Walter Schellenberg, aprovechó para estos menesteres el famoso Hotel Kitty de Berlín, que ya se dedicaba a estos menesteres del sexo por dinero. Para ello adecuó “el Kitty”, propiedad de Kitty Schmidt, transformándolo en un lujoso burdel reservado para diplomáticos, empresarios, periodistas extranjeros y altos mandos del propio partido nazi, y escogiendo a bellas señoritas de la vida para realizar el trabajo de recopilación de información sensible de ser aprovechada por las SS.

El burdel famoso ya en los años 30 proporcionó buenas ganancias a su propietaria que comenzó a transferir los beneficios a bancos británicos. Por este motivo tuvo problemas con el gobierno alemán ya que los nazis la acusaban de ayudar a los judíos y de transferencias ilícitas de dinero al extranjero. Heydrich al ver que la tenía “pillada” la hizo la propuesta de convertirlo el burdel en un nido de espionaje al servicio de las SS, propuesta que Kitty Schmidt no pude rechazar ya que la alternativa era el ingreso en un campo de concentración.

Salón Kitty La publicidad del local hacía hincapié en la belleza de sus mujeres y en la relajación que podrían encontrar en sus instalaciones los clientes. Se decidió también cambiar a las prostitutas polacas que allí trabajaban por bellas alemanas simpatizantes del régimen nazi.

Walter Schellenberg En su interior bellas mujeres, inteligentes, cultas y con conocimiento de idiomas se encargaban de engatusar a los clientes y sonsacarlas información. El hotel o burdel tenía dobles paredes y múltiples sistemas de escucha. El bar, el salón y las habitaciones fueron literalmente sembradas de micrófonos para grabar las conversaciones que las chicas mantenían con los clientes.

Entre los clientes famosos que pasaron por el Salón Kitty destacan el Conde Ciano, ministro de Exteriores del gobierno de Mussolini, Sepp Dietrich, dirigente de las SS, o Goebbels, ministro de propaganda alemán. En sus salones se capturó al espía británico Roger Wilson.

Kitty Schmidt, a la izquierda Otro ejemplo fue las listas de los ajusticiados en la famosa Noche de los Cuchillos Largos donde se purgó a los jefes de la SA en 1934 y que según ciertas fuentes se realizaron en este burdel. El plan fue abandonado en 1942 poco después de que un bombardeo aliado acabara parcialmente con el local. En 1976 el cineasta italiano Tinto Brass realizó el film Salón Kitty protagonizada por Helmut Berger e Ingrid Thulin, pero no cosechó el éxito esperado ya que apostaba más por los aspectos sexuales y eróticos del burdel que por su realidad histórica.

Salon Kitty, 1976

Una respuesta to “El burdel de los espías, el Salón Kitty”

  1. cute kittens Says:

    Yes! Finally someone writes about Pet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: