El Anschluss, ¿unión o anexión?

Tropas alemanas cruzan frontera con Austria El vocablo Anschluss significa unión. La unión (anexión) de Austria por Alemania. El Tratado de Saint-Germain-en-Laye firmado en 1919 prohibía explícitamente la unión de Austria con Alemania, pese a que en 1918 la población austriaca había aprobado en un referéndum su unión con los vecinos alemanes, hecho en el que se apoyaban los nacionalistas alemanes para reivindicar dicha unión.

Cádaver de Dollfuss Con la llegada de Hitler al poder los seguidores nazis en Austria intentaron en 1934 un golpe de estado en Viena asesinando al canciller austriaco Dollfuss que un año antes había disuelto el parlamento erigiéndose en dictador austriaco. El fracaso del golpe y la presión de la Italia fascista, contraría en principio a la unión y que desplegó sus tropas en el paso alpino de Brennero, hicieron que Hitler pospusiera sus planes de anexión.

Anschluss Con la llegada al poder en Austria del derechista Schuschnigg, líder del Frente Patriótico, Hitler le cita en su residencia de Berchtesgaden y le presiona para que la unión o anexión se produzca de inmediato. Schuschnigg decidió convocar un nuevo referéndum pero el canciller alemán le conmina a que abandone el poder. Schuschnigg sin apenas apoyos presenta su dimisión y es relevado por su Ministro de Interior Arthur Seyss-Inquart que solicita en la noche del 11 de marzo de 1938 a Hitler que envíe tropas para garantizar la estabilidad del país.

Schuschnigg La invasión es ya un hecho, el 12 de marzo de 1938 las tropas alemanas cruzan la frontera con Austria. El día 13 las columnas alemanas entran en Viena aclamadas por los vieneses. Al día siguiente se produce la entrada triunfal de Hitler en Viena y el día 15, Hitler a bordo de un coche sin capota saluda a la población que se agolpa para recibirle.

La reacción favorable a la invasión de gran parte de la población austriaca llevó a la convocatoria de un plebiscito el 10 de abril en el que según fuentes alemanas el 99,7% de la población aprobó la anexión. Las papeletas debían ser rellenadas delante de los oficiales de las SS. Con el resultado de este referéndum Austria se convierte en una provincia más de Alemania con el nombre de Ostmark.

Papeleta del referéndum También la Iglesia Católica, tan criticada por su postura y su silencio ante el auge del nazismo, apoya la anexión. Un ejemplo de ello es la carta firmada el 18 de marzo de 1938 por los obispos de Viena, de Klagenfurt, de St. Polten, de Salzburgo, de Linz y de otras ciudades:

Desfile “Los obispos bendicen el nuevo movimiento y le otorgan todos sus favores; desean que prevalezca por mucho tiempo y exhortan a los fieles a aceptarlo sin recelo.

Nosotros, los obispos, consideramos como un deber nacional el incorporarnos a al Reino alemán el día de las elecciones populares y el considerarnos como alemanes. Por ello, deseamos que todos los cristianos creyentes sepan que se deben a su pueblo.”

Hitler en Viena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: