El putsch de Munich

Hitler en el putsch Munich El putsch de Munich fue un intento de golpe de estado del partido nazi alemán. En la tarde del 8 de noviembre de 1923, Hitler junto a la organización paramilitar del partido nazi, las SA, llegaron a la Burgerbraukeller de Baviera, donde su gobernador, Gustav von Kahr, pronunciaba un discurso ante unas 3.000 personas.

Gustav Ritter von Kahr Unos 600 miembros de las SA bloquearon las salidas mientras Hitler rodeado por Goring, Rosenberg y Hess entraron disparando hacia el techo y al grito de “la revolución nacional ha estallado”. Inmediatamente los nazis declararon la constitución de un gobierno provisional, los cuarteles de la policía y el Reichswehr fueron asaltados y, Von Kahr y sus asesores fueron tomados como rehenes.

Al amanecer del siguiente día, 9 de noviembre, las tropas de las SA al mando de Rohm ocuparon el Ministerio de Defensa enfrentándose a las fuerzas del gobierno. En el Bugerbraukeller de Baviera los golpistas decidieron dejar en libertad a von Kahr bajo juramento de apoyo a la revolución.

Putsch de Munich Nada más abandonar el edificio von Kahr, junto a von Lossow y von Seisser, ordenaron a la policía acabar con la revuelta. Ante esta situación Hitler decide marchar sobre Munich con el mariscal Ludendorff a la cabeza. Hitler estaba convencido de que las tropas del gobierno no dispararían contra esta masa de gente formada mayoritariamente por descontentos veteranos de la I Guerra Mundial.

Adolf Hitler, 1923 Unos 2.500 manifestantes marcharon hacia la plaza del ayuntamiento de Munich, la Marienplatz, donde se les unieron nuevos manifestantes. Decididos se dirigieron hacia la sede del Ministerio de Defensa donde se encontraron con los hombres de Rohm. Al llegar a la plaza del Odeón, a la altura del monumento a los generales alemanes de las guerras patrias, Feldherrnhalle, se encontraron con las fuerzas policiales que les cerraban el paso.

Ambos grupos armados se encontraron frente a frente. De pronto sonó un disparo comenzando un importante tiroteo. Hitler y Goring resultaron heridos. Este último pudo escapar mientras Hitler era detenido. El golpe había fracasado…, de momento, ya que el partido nazi alcanzaría el poder diez años después.

Putsch de Munich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: