El sueño revolucionario de los espartaquistas

Revolución espartaquista La conocida como revolución espartaquista se origina en la Alemania de finales de la I Guerra Mundial y toma su nombre de Espartaco, líder de una revuelta de esclavos en la antigua Roma. También el periódico de la izquierda radical alemana de la época se llamaba “Las cartas de Espartaco”, y el líder espartaquista Karl Liebknecht, firmaba sus artículos con el seudónimo de Espartaco.

Karl Liebknecht La dimisión del emperador Guillermo II de Prusia finiquita el imperio germánico y es proclamada, el 9 de noviembre de 1918, la República alentada por las fuerzas socialdemócratas que colocan a su líder Friedrich Ebert como canciller.

Esa misma tarde una ingente masa se congrega ante el Palacio Imperial de Berlín y los líderes de la Liga Espartaquista, Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo declarará también la República Libre y Socialista de Alemania.

Las calles de Berlín se convierten en un auténtico hervidero de enfrentamientos. Grupos de derecha e izquierda armados combaten en batallas callejeras. Los numerosos soldados que regresan de la guerra encuentran el caos absoluto a su alrededor. Muchos de ellos se unirán a organizaciones paramilitares de extrema derecha de claras tendencias antirrepublicanas.

Revolución espartaquista A finales de 1918 la situación es insostenible para el gobierno provisional que el 29 de diciembre presenta su dimisión. El canciller emplea mano dura contra los manifestantes, lo que ocasiona que a primeros de año de 1919 los disturbios se hayan extendido por toda Alemania.

Rosa Luxemburgo El 5 de enero de 1919 el despido del Jefe de Policía de Berlín, perteneciente al Partido Comunista Alemán, desata la chispa. Una ingente masa de trabajadores berlineses secunda la convocatoria de las fuerzas de izquierda que solicitan la disolución de las fuerzas contrarrevolucionarias provocando un escenario de preguerra civil. Las banderas rojas ondean al viento y toman el control del centro de Berlín.

El 9 de enero los líderes espartaquistas dan la orden a sus seguidores para comenzar la insurrección armada. El 10 de enero los enfrentamientos con los Freikorps son de extrema dureza. Las fuerzas de élite del ejército alemán van tomando el control utilizando ametralladoras, lanzallamas y cañones.

Manifestación comunista El 12 de enero el ejército domina la ciudad con la excepción de algunos francotiradores que aún resisten. Las fuerzas del orden se nutren de paramilitares de extrema derecha en su lucha con los comunistas alemanes. La unión de las fuerzas del orden y los paramilitares ahoga la revuelta espartaquista asesinando a cientos de revolucionarios. Entre los muertos se encuentran Karl Liebknecht y Roxa Luxemburgo cuyos cuerpos aparecerán en el canal de Landwehr. Habían sido detenidos el 15 de enero y trasladados al cuartel de los Freikorps en el Hotel Eden. Esa misma noche serían golpeados y asesinados.

Hotel Eden, Berlín Fruto de los enfrentamientos el gobierno decide trasladar su sede a la ciudad de Weimar. El 19 de enero de 1919 se reuniría la Asamblea Nacional de Weimar con el objetivo de crear una nueva Constitución para el país, que sería aprobada el 31 de julio, aunque la debilidad de la misma y el peso político concedido a su presidente sobre el Parlamento no auguraban un grato futuro para Alemania… y para Europa.

Canal Landwehr

Una respuesta to “El sueño revolucionario de los espartaquistas”

  1. tu anciana abuela Says:

    He hecho clic en Me gusta, y me piden tantos datos, que prefiero decírtelo en un comentario.

    Interesante Historia. Curiosa la última foto.

    saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: