Un ataque a la soberanía, la enmienda Platt

Enmienda Platt La conocida como enmienda Platt es un anexo insertado en la Ley de Presupuestos del Ejército aprobada por el Congreso de los Estados Unidos y que se impone en la primera Constitución de la República de Cuba.

Orville Hitchcock Platt Esta enmienda es inaceptable para los cubanos que habían luchado contra España por la independencia del país. La enmienda sería presentada por el senador Orville Platt y aprobada por la Cámara el 2 de maro de 1901.

Supone un ataque a la soberanía nacional de Cuba ya que determina que el país caribeño no podría realizar ningún tratado con otra nación que limitara la independencia de la isla. También incluye que el suelo cubano no podrá ser utilizado como base de operaciones militares contra los Estados Unidos y que las relaciones comerciales se regularían por un tratado de reciprocidad.

Campamento norteamericano en La Habana Las manifestaciones contra la enmienda que limitaban la independencia de Cuba no se hicieron esperar. El 11 de abril los delegados cubanos de la asamblea constituyente se manifiestan en contra de la enmienda y envían una comisión presidida por Domingo Méndez Capote a los Estados Unidos. Las autoridades norteamericanos se negaron a aceptar que se limitase su soberanía y trasladan a la comisión que el acuerdo comercial será muy favorable para las producciones cubanas.

Enmienda Platt Después de intensos debates de la asamblea constituyente cubana la mayoría de los delegados aceptaron incluir en su Constitución la enmienda Platt ya que consideraban que sería la única forma de instaurar la república y que Estados Unidos retirase las tropas de la isla.

El 12 de junio de 1901 la enmienda Platt fue aprobada por 16 votos a favor y 14 en contra. Esta norma estaría vigente hasta el año 1934 en el que se firmaría un nuevo tratado entre los gobiernos cubano y norteamericano. El nuevo tratado mantendría una de las exigencias norteamericanas, la permanencia de la Base Naval de Guantánamo, que todavía hoy en pleno siglo XXI todavía sigue vigente en una clara violación de la soberanía cubana. Ahora solo falta aplicar esta misma actuación a la situación actual y a los países intervenidos por la “democrática” Unión Europea, y a lo que ocurre cuando se intenta organizar un ente multinacional basado en aspectos únicamente monetarios y comerciales y se deja de la la unión política y social.

Cuba

Enmienda Platt

Artículo I. Que el Gobierno de Cuba nunca celebrará con ningún Poder o Poderes extranjeros ningún tratado u otro convenio que pueda menoscabar o tienda a menoscabar la Independencia de Cuba ni en manera alguna autorice o permita a ningún Poder o Poderes extranjeros, obtener por colonización o para propósitos militares o navales, o de otra manera, asiento en o control sobre ninguna porción de dicha Isla.

Artículo II. Que dicho Gobierno no asumirá o contraerá ninguna deuda pública para el pago de cuyos intereses y amortización definitiva después de cubierto los gastos del Gobierno, resulten inadecuados los ingresos ordinarios.

Artículo III. Que el Gobierno de Cuba consiente que los Estados Unidos puedan ejercitar el derecho de intervenir para la conservación de la Independencia cubana, el mantenimiento de un Gobierno adecuado para la protección de vidas, propiedad y libertad individual y para cumplir las obligaciones que con respecto a Cuba han sido impuestas a los Estados Unidos por el tratado de París y que deben ahora ser asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba.

Artículo IV. Que todos los actos realizados por los Estados Unidos en Cuba, durante su ocupación militar, sean tenidos por válidos, ratificados y que todos los derechos legalmente adquiridos a virtud de ellos, sean mantenidos y protegidos.

Artículo V. Que el Gobierno de Cuba ejecutará y en cuanto fuese necesario cumplirá los planes ya hechos y otros que mutuamente se convengan para el saneamiento de las poblaciones de la Isla, con el fin de evitar el desarrollo de enfermedades epidémicas e infecciones, protegiendo así al pueblo y al comercio de Cuba, lo mismo que el comercio y el pueblo de los puertos del Sur de los Estados Unidos.

Artículo VI. Que la Isla de Pinos será omitida de los límites de Cuba propuestos por la Constitución, dejándose para su futuro arreglo por Tratado la propiedad de la misma.

Artículo VII. Que para poner en condiciones a los Estados Unidos de mantener la Independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Presidente de los Estados Unidos.

Artículo VIII.Que para mayor seguridad en lo futuro, el Gobierno de Cuba insertará las anteriores disposiciones en un Tratado Permanente con los Estados Unidos.

Madrid, 30 de mayo de 1934.

Una respuesta to “Un ataque a la soberanía, la enmienda Platt”

  1. tu anciana abuela Says:

    Yo nunca le he perdonado a EEUU el montaje que organizaron para quitarnos Cuba y Puerto Rico..

    …no para que fueran dos países libres, sino para qudárselos.

    Todo lo malo que les pasa en Cuba desde los ’50, en gran parte debido a su torpeza, no puede menos de alegrarme…

    …veremos cuando muera Castro (que puede pasar mañana mismo), que hacen para congraciarse con los cubanos de Miami, sin devolverles Guantánamo…

    …y Guantánamo no lo pueden devolver porque -otra torpeza mas- lo han convertido en una olla a presión llena de detenidos a los que no se respeta los derechos humanos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: