El padre Gapón, ¿revolucionario o infiltrado?

El padre Gapón En 1903 el padre o pope Georgi Apollonovich Gapón formó la Asamblea de los Trabajadores Rusos ante las pésimas condiciones de vida de los obreros de San Petersburgo, además contó con la colaboración de la policía zarista en el afán de reducir el poder de otros grupos más radicales. Ya se rumoreaba en esta época que Gapón podría estar a sueldo de la policía. En 1904 las condiciones empeoraron con la subida de precios de los productos básicos y con la consiguiente caída del poder adquisitivo de los salarios.

1905 Cuando en la fábrica Putilov fueron despedidos de su trabajo cuatro obreros afiliados a la Asamblea, el padre Gapón organizó una acción de boicot que dejó sin luz la ciudad y que continuó con una huelga apoyada por 110.000 trabajadores. Con este apoyo Gapón se dirigió al zar presentándole las demandas de los trabajadores. Reivindicaron la libertad de los presos políticos y religiosos, libertad de expresión, educación universal gratuita, igualdad ante la ley, separación iglesia estado, creación de impuestos progresivos, entrega de tierras al pueblo, creación de comités de empresa, jornada de ocho horas, regulación salarial y un sistema de seguridad social estatal.

Palacio de Invierno Estas peticiones fueron respaldadas por 100.000 firmas y Gapón convocó una manifestación pacífica para el día 9 de enero de 1905, a cuya finalización se entregarían las peticiones de los huelguistas en el Palacio de Invierno. Las autoridades de la ciudad prohibieron la manifestación, el zar había partido para Tsarskoe Selo el día anterior pero Gapón continúo con el proyecto.

El padre Gapón El día 9 los huelguistas y sus familias se concentraron en seis puntos de la ciudad portando iconos religiosos. Se pusieron en camino hacia el Palacio de Invierno que se encontraba protegido por el Regimiento Preobrazhenski y la caballería cosaca. Cuando la muchedumbre se dirigía a la plaza del palacio los soldados abrieron fuego al aire para posteriormente volver a cargar sus armas y disparar contra los manifestantes. Al desorden producido siguió una carga de cosacos con las espadas en ristre.

Los huelguistas huyeron por todos los lados mientras los soldados cargaban contra hombres, mujeres y niños. Pese a este brutal ataque lo obreros lograron organizarse y reanudaron su avance obligando a los cosacos a retroceder sobre el rio Narva. Apenas les separabas escasos 50 metros cuando la infantería abrió fuego. Sobre el suelo quedaron cerca de 1.000 manifestantes muertos.

Manifestación del padre Gapón Según parece Gapón tenía conocimiento de que el zar no se encontraba ya en el palacio y que despareció de la manifestación poco antes de la carga de los cosacos. Otras fuentes apuntan a que permaneció oculto entre los cadáveres simulando ser un fallecido. Después de este domingo sangriento fue detenido disfrazado de obrero en una pensión de la ciudad pero antes publicaría el siguiente mensaje:

“A los soldados y a los oficiales que asesinan a nuestros hermanos inocentes, a sus mujeres y a sus hijos, a todos los opresores del pueblo, mi maldición pastoral. A los soldados que ayuden al pueblo a obtener la libertad, mi bendición. Les eximo de su juramento de soldados hacia el zar traidor que ha ordenado verter sangre inocente. Ya no hay Dios. Ya no hay Zar“.

El padre Gapón La policía zarista le ofrece trabajar para ellos a cambio de salvarle la vida. Gapón acepta y se traslada a Suiza, como un exiliado, con 50.000 rublos proporcionados por sus nuevos patrones con el cometido de vigilar a la colonia de activista rusos en exilio, entre ellos Lenin. Los exiliados desconfían de él y, cansado de una vida austera y apartado de la comunidad rusa de Ginebra se traslada a la Costa Azul donde se dedica a despilfarrar el dinero. Cuando se le agota vuelve a Rusia de forma clandestina pero es descubierto por anarquistas, o por miembros del Partido Social-Revolucionario según otras fuentes, que descubren su doble condición de agente.

El zar Nicolás II y su familia Se citan con el padre Gapón en una pequeña casa a las afueras de San Petersburgo donde es asaltado por una masa de obreros que le golpean y finalmente le ahorcan bajo una viga de la vivienda. Meses después se descubrió su cadáver.

Domingo sangriento, 9 de enero de 1905

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: