El proceso de Julián Besteiro

Besteiro Besteiro se encontraba el 30 de marzo de 1939 en los sótanos del Ministerio de Hacienda de Madrid, lugar en el que se ubicaba la Junta de Defensa Nacional. Allí le encontraron, en su puesto, los miembros del ejército franquista que le detuvieron.

Besteiro y Casado, 5 de marzo de 1939 Se encontraba postrado en un camastro, enfermo y demacrado. Es enviado a la Cárcel de Porlier, y posteriormente a la del Cisne, mientras se preparaba el Consejo de Guerra a que sería sometido. El 8 de julio comenzó el proceso presidido por el general de brigada Manuel Nieves Camacho, como juez instructor el capitán de Caballería Carlos de Sabater, como fiscal el auditor de brigada Felipe Acedo Colunga, alumno del propio Besteiro, y como defensor el letrado Ignacio Arenillas.

Alcalá Zamora y Besteiro Las pésimas condiciones físicas del recluso contrastaban con su entereza moral, seguro en sus convicciones y en el deber cumplido. El fiscal realizó un compendio de la vida de Besteiro. Matizó que si bien es cierto que el recluso no estaba de acuerdo con los desmanes cometidos por el Frente Popular, también lo era no haber hecho nada por detenerlos e incluso había apoyado con su voto un gobierno ilegítimo tras la salida del gobierno del presidente Alcalá Zamora. Añadió el fiscal que la vida de Besteiro era representativa de la revolución española y que sus actuaciones habían provocado daños a España y a él mismo, y no se olvidó de mencionar su participación en el Consejo de Defensa Nacional. La acusación, por tanto, sería de adhesión a la rebelión, y aun considerando las virtudes humanas del recluso no deberían servir estas como atenuante, y solicitó la pena de muerte.

Besteiro y otros reclusos en Carmona El abogado defensor insistió en la escasa influencia de Besteiro a partir del 18 de julio de 1936 y citó como ejemplo el no haber podido salvar la vida de su sobrino asesinado en esa misma fecha. También mencionaría los intentos del recluso por conseguir la paz llegando a mostrar informes al respecto de los servicios secretos franquistas.

Finalmente, Julián Besteiro se dirigió al tribunal agradeciendo al fiscal y al defensor el haber puesto de manifiesto la honradez de su vida privada pero explicó que esta misma cualidad había sido su guía en la vida pública y explicó sus actuaciones y su posición crítica dentro del PSOE.

Besteiro Declaración de Julián Besteiro al tribunal franquista que le juzgó.

“Abrid al pueblo los ojos de la verdad, pero con precaución, no sea que le, irrite demasiado la luz, después de un período tan largo de tinieblas.

La verdad real: Estamos derrotados por nuestras culpas (claro que hacer mías estas culpas es pura retórica). Estamos derrotados nacionalmente por habernos dejado arrastrar a la línea bolchevique, que es la aberración política más grande que han conocido, quizá, los siglos. La política internacional rusa, en manos de Stalin, y tal vez como reacción contra su estado de fracaso interior, se ha convertido en un crimen monstruoso que supera en mucho a las macabras concepciones de Dostoievski y de Tolstoi (Los hermanos Karamazov y El poder de las tinieblas). La reacción a este error de la República de dejarse arrastrar a la línea bolchevique la representaban genuinamente, sean cuales sean sus defectos, los nacionalistas, que se han batido en la gran cruzada anti-Komintern.

Pero la grande o pequeña cantidad de personas qué hemos sufrido las consecuencias del contagio bolchevique de la República, no solamente tenemos un derecho, que no es cosa de reclamar, sino que poseemos un caudal de experiencia triste y trágica, si se quiere, pero que por eso es muy valiosa. Y esta experiencia no se puede desperdiciar, sin grave daño para la construcción de la España del porvenir. Esta experiencia, la reacción de liberación, es lo que representa el 5 de marzo de 1939. El Consejo Nacional de Defensa representa la única legalidad subsistente en el derrumbamiento de la España republicana. (La dimisión del presidente ha hecho manifiesto e indudable ese derrumbamiento, que ya existía antes.) Además, ese Consejo Nacional de Defensa, vino a tiempo. Antes hubiera chocado con ese Himalaya de falsedades (que la Prensa bolchevizada ha depositado en las almas ingenuas) y se hubiese estrellado. Pero no ha sido contra una montaña ingente y dura, sino contra un montón de arena, acumulado por un huracán del desierto. El percance, en estas condiciones, no ha tenido proporciones graves y ha podido ser superado. Si el acto del 5 de marzo no se hubiese realizado, el dominio completo de la España republicana por la política del Komintern hubiera sido un hecho y los habitantes de esta zona hubieran tenido que sufrir probablemente durante algunos meses más no sólo la criminal prolongación de la guerra, sino el más espantoso terrorismo bolchevique, único medio de mantener tan enorme ficción, contraria evidentemente al deseo de los ciudadanos.

El drama del ciudadano de la República es éste: no quiere el fascismo y no lo quiere no por lo que tiene de reacción contra el bolchevismo, sino por el ambiente pasional y sectario que acompaña a esa justificada reacción (teorías raciales, mito del héroe, exaltación de un patriotismo morboso y de un espíritu de conquista, resurrección de las formas históricas, que carecen de sentido en el orden social, antiliberalismo y antiintelectualismo, etc.). No es, pues, fascista el ciudadano de la República con su rica experiencia trágica. Pero tampoco es en modo alguno bolchevique. Quizás es más antibolchevique que antifascista, porque el bolchevismo lo ha sufrido en sus entrañas y el fascismo no.

¿Con este interesante estado de ánimo y esta rica experiencia, puede contribuir a la edificación de la España de mañana?

He aquí el gran problema. Porque pensar en que media España pueda destruir a la otra media sería una nueva locura, ya que acabaría con toda posibilidad de afirmación de nuestra personalidad nacional, peligro que hemos corrido y del cual hemos escapado.

Para construir la personalidad española de mañana, la España nacional vencedora habrá de contar con la experiencia de los que han sufrido los errores de la República bolchevique o se expone a perderse por caminos extraviados que no conducen más que al fracaso. La masa republicana útil no puede pedir sin indignificarse una participación en el botín. Pero sí puede y debe pedir un puesto en el frente de trabajo constructivo.”

Besteiro votando Finalmente el tribunal le condenaría a cadena perpetua, siendo esta sustituida por treinta años de reclusión mayor. Besteiro sería llevado a la prisión del Monasterio de Dueñas en primera instancia y trasladado el 27 de agosto a la prisión de Carmona. En septiembre de 1940 se cortaría la mano en un accidente infectándose la herida. Esto unido a su delicado estado de de salud le provocaría la muerte tras una larga y dura agonía el 27 de septiembre, siendo enterrado en el cementerio de Carmona. En 1960 su cuerpo sería trasladado al Cementerio Civil de Madrid donde sus restos descansan cerca de las tumbas de Pablo Iglesias y Francisco Giner de los Rios.

Cabecera de El Diario Palentino El único periódico que publicó información, y que por ello fue sancionado por la censura franquista, fue El Diario Palentino. Esta es la noticia publicada:

El Diario Palentino (Martes, 11 de julio de 1939)

“Esta semana recaerá sentencia en la causa contra Besteiro”

“Londres. Los periódicos ingleses dedican largas informaciones a la vista de la causa que actualmente se está celebrando en el Palacio de Justicia de Madrid contra el líder socialista Julián Besteiro. Al parecer, esta semana habrá fallo. El Fiscal ha declarado que su personalidad y destinos dentro del socialismo eran tales, que justificaban la pena de muerte. El abogado defensor dijo que Besteiro se había opuesto siempre a la violencia, y constantemente había aconsejado a los jefes republicanos para que abandonaran la lucha. Besteiro –añadió- que se había unido a la junta de defensa de Madrid en los últimos días de la guerra con el único objeto de impedir matanzas innecesarias.”

Noticia aparecida en El Diario Palentino

2 comentarios to “El proceso de Julián Besteiro”

  1. Fernando Fajardo García Says:

    Lástima fue perder a tan preclara mente de un modo tan abyecto. Si en la España actual -retales sueltos de lo que debería ser una nación común- existiese un hombre de su talla moral, sabiduría y patriotismo sin excesos en la izquierda, yo volvería a recuperar la fe perdida -que en política no es sino el idealismo-, pues cabría la posibilidad de una regeneración profunda -y necesaria- de un partido fundamental para la Patria, y la recuperación moral y económica de la misma.

  2. Jacques HIPPOLITE Says:

    En todos los daños de la historia de la humanidad , el único proceso que hay que hacer es el proceso de la AUTORIDAD con cuya un hombre se permite mandar órdenes a OTRO hombre u obedecer a los órdenes de otro hombre . Bién lo sabemos . El hombre no es una cosa sino un ser vivo y “vivo” significa “decidir si mismo” .Desde este punto de vista , Besteiro es una víctima y Franco o Hitler son culpables no cabe duda. Mientras tanto existirá el bién también existirá el mal y el mal se llama tambien : ” autoridad sobre otro ser vivo” .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: