Trece rosas rojas

Las Trece Rosas 5 de agosto de 1939, la Guerra Civil Española había terminado en abril con el triunfo de las fuerzas fascistas, trece jóvenes mujeres integrantes de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) son fusiladas en el Cementerio de La Almudena de Madrid.

JSU Estas trece rosas rojas, de entre 18 y 29 años, siete de ellas menores de edad ya que la mayoría de edad en la época se alcanzaba a los 21 años, habían pasado los días previos en la Cárcel de mujeres de Ventas en condiciones francamente inhumanas. La prisión pensada para albergar a 450 reclusas contaba con 4.000 mujeres encarceladas en sus muros.

Las JSU habían intentado reorganizarse tras la caída de Madrid bajo la dirección de José Peña Brea pero fue detenido y torturado hasta que dio los nombres de los militantes de la organización. Casi todos sus afiliados fueron detenidos entre ellos las Trece Rosas.

Mujeres con niños en la Cárcel  de Ventas Las Trece Rosas fueron acusadas de cometer un atentado contra un militar franquista en Talavera de la Reina, un comandante de la Guardia Civil, el 29 de julio de 1939 en el que murieron tres personas. Llegó a ser tal el esperpento de juicio que algunas de estas acusadas ya estaban en la cárcel de Ventas cuando se produjo el atentado. Un tribunal militar dicto sentencia y las condenó a muerte el 3 de agosto por adhesión a la rebelión, por intentar reorganizar a las JSU y al PCE, y por atentar contra el orden social y jurídico de la nueva España.

Placa conmemorativa Aquella madrugada del 5 de agosto las trece rosas se vistieron con sus mejores galas y fueron conducidas en una camioneta ante el pelotón de ejecución mientras entonaban el himno de la Joven Guardia Roja. Haciendo gala de coraje y pundonor fueron situadas frente a los soldados gritando todas juntas un “¡Viva la República!” que tronó en el silencio de la madrugada. Junto a ellas fueron fusilados otros 43 hombres por el mero hecho de pertenecer a las JSU y al PCE.

Miliciana de las JSU Sus corazones se pararon y su sangre dejó de fluir por sus venas pero renació un mito que motivó a cientos, a miles de resistentes. Este triste y despreciable hecho perduraría en la memoria de muchos militantes socialistas y comunistas que contaban la historia a sus hijos y nietos, había nacido en la tapia del cementerio donde fueron fusiladas más de 3.000 personas la leyenda, el mito de las Trece Rosas: Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente.

Cementerio de La Almudena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: