Misiles hacia Cuba

Recortes de prensa Tras la humillación sufrida por el intento de invasión de Cuba en Bahía de Cochinos, la denominada “crisis de los misiles” en 1962 supuso para el presidente de los estados unidos John F. Kennedy un aumento de su prestigio internacional. Ya meses antes de octubre de 1962 diversos medios de comunicación, exiliados cubanos y algunos congresistas informaron del envío de consejeros militares de la URSS a la isla y de la instalación de misiles de medio alcance. Kennedy opta públicamente por permitir los misiles de tipo defensivo pero en ningún momento los considerados de tipo ofensivo.

John F. Kennedy Ante la incertidumbre de la situación la administración americana permite que aviones de reconocimiento U2 realicen vuelos espía sobre la isla. La autorización para estos vuelos se aprueba por el presidente el 9 de octubre pero el mal tiempo imposibilita los mismos hasta el 14 del mismo mes. El 15 de octubre tras el revelado de los rollos de películas que portan estos aviones altos cargos de la CIA son informados de que en San Cristóbal se observan rampas de lanzamiento de misiles y tropas soviéticas, y se envía la información al presidente Kennedy.

Foto aérea Kennedy conoce los datos con precisión el día 16 de octubre y desde ese momento es consciente de la necesidad de dar una respuesta adecuada a la instalación de misiles soviéticos fuera de su propio territorio. Ese mismo día el presidente reúne al denominado Comité Ejecutivo del Consejo Nacional (Excom), integrado por 15 hombres claves en gobierno demócrata. El Comité analiza las fotografías obtenidas por los U2. Los misiles de medio alcance instalados tienen un radio de acción de más de 2.000 kilómetros con lo que amenazan una buena parte del territorio nacional de los Estados Unidos. Estos misiles, entre 16 y 24, podrían estar operativos en pocas semanas.

Fidel Castro y Kruschev El Comité aprueba la realización de nuevos vuelos espías que abarquen el conjunto de la isla mientras el presidente Kennedy debe realizar sus actividades normales con el objetivo de que la opinión pública mundial y las URSS no tengan conocimiento de la información que poseen.

El 23 de octubre de 1962 Kennedy autoriza la reproducción pública de las fotografías y da la orden de realizar un bloqueo naval a la isla y el despliegue de aviones de combate. La OTAN manifiesta su apoyo al presidente norteamericano y la Organización de Estados Americanos apoya el bloqueo sobre Cuba. También la ONU tras el discurso de Adlai Stevenson ante el organismo manifiesta su conformidad.

Bloqueo sobre Cuba El miércoles 24 de octubre el bloqueo entra en vigor. Los barcos y submarinos americanos están en posición, las fuerzas aéreas y terrestres están en estado de máxima alerta. El Excom permanece reunido las 24 horas del día y llega la noticia de que dieciocho cargueros soviéticos se dirigen hacia Cuba. La orden es clara, hundir cualquier barco que intente burlar el bloqueo.

Kruschev Mientras la ONU sigue trabajando. U Thant intenta por todos los medios conseguir una resolución diplomática al conflicto. El Excom sigue paso a paso todos los movimientos de los cargueros soviéticos. De pronto llegan buenas noticias, dieciséis de los dieciocho cargueros soviéticos detienen su marcha y al día siguiente dan la vuelta y son seguidos por aviones norteamericanos hasta su llegada a puerto. Al mismo tiempo un barco con bandera panameña contratado por la URSS y con destino Cuba es detenido y registrado por marinos norteamericanos. Tras comprobar que sólo lleva repuestos de automóvil se les deja continuar su viaje.

Avión norteamericano derribado en San Cristóbal Por otro lado en Cuba los asesores militares soviéticos continúan su trabajo haciendo que los misiles en territorio cubano comiencen a estar operativos. La prensa de los EE. UU. se hace eco del asunto anunciando que está todo preparado para realizar ataques aéreos contra Cuba y la invasión terrestre de la isla. Esa misma noche el presidente soviético Kruschev envía una carta a su homónimo americano admitiendo la posibilidad de retirar los misiles en Cuba bajo supervisión de la ONU a cambió de la detención de los planes de invasión de la isla y la retirada de los misiles Júpiter que los Estados Unidos tienen instalados en Turquía.

Kennedy y Kruschev Es evidente que ninguno de los dos países, EE. UU. y la URSS, buscaban una confrontación atómica directa pero que si que no iban a renunciar a su lucha por la supremacía ideológica y territorial. Sin embargo, estas dos semanas de octubre de 1962 ambos contendientes se enfrentaron a cara de perro y estuvieron a punto de iniciar una guerra nuclear. Tras la proclamación del bloqueo de Cuba por la OEA y el refrendo norteamericano los soviéticos no envían material nuclear pero se niegan a desmantelar el existente. En Florida se concentran 200.000 soldados y un piloto norteamericano en vuelo de reconocimiento sobre la isla es derribado. Fue la única víctima del conflicto. Finalmente el 28 de octubre a cambio de la promesa de Kennedy de que nunca invadirían Cuba y el traslado de los misiles Júpiter instalados en Turquía, Khrushchev accede desmantelar el armamento en la isla.

Foto aérea A partir de ese momento se instala una comunicación directa entre la Casa Blanca y el Kremlin para desactivar futuras crisis, el denominado Teléfono Rojo.

Reunión de la ONU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: