Alejandro Casona, el teatro para el pueblo

Alejandro Casona Alejandro Casona, cuyo verdadero nombre era Alejandro Rodríguez Álvarez, nace un 3 de marzo de 1903 en Besullo, Asturias, en el seno de una familia de maestros. Tras terminar sus estudios de bachillerato en Gijón estudió Filosofía y Letras en las universidades de Oviedo y Murcia, cursando también estudios de Magisterio en la Escuela Superior de Magisterio de Madrid, donde se gradúa en 1927.

Miembros de las Misiones Pedagógicas Nombrado maestro de Les (Lérida) se traslada a ejercer su magisterio a esta población donde crearía el teatro infantil “El pájaro pinto” para involucrar el veneno del teatro a sus alumnos. Contrae matrimonio con una compañera de estudios, Rosalía Martín Bravo, y comienza a escribir una adaptación del escritor Oscar Wilde, “El crimen de Lord Arturo” que se estrenaría en 1929.

Misiones Pedagógicas Ejercería, también, como inspector en Asturias hasta que gana una plaza de Inspector Provincial de Madrid a donde se traslada inmediatamente. Proclamada la República en 1931 el Patronato de Misiones Pedagógicas le asignará el puesto de director del Teatro del Pueblo en 1933, proyecto en la línea de La Barraca de Lorca. Amó el teatro y se preocupó y luchó porque los demás lo amaran, su objetivo, al igual que el de Lorca, era llevar a los lugares más recónditos de la geografía nacional el placer de disfrutar de las artes escénicas. En 1935 Casona gana el premio de teatro Lope de Vega con “La sirena varada” y, posteriormente, el Premio Nacional de Literatura por su libro “Flor de leyendas”.

Alejandro Casona: "Prohibido suicidarse en primavera" Al comenzar la Guerra Civil se exilió a México donde publicaría “Prohibido suicidarse en primavera”, para más tarde trasladarse a Argentina. Su figura fue controvertida, fue eliminado de la historia del teatro español por la España franquista por su compromiso con la República, y rechazado por el “exilio oficial”, ya que sus obras no abordaban la temática política y social que le demandaban.

En Argentina publicaría obras de teatro ininterrumpidamente, como “La dama del alba” (1944) y “Los árboles mueren de pie” (1949) hasta su vuelta a España en 1963. Ya en nuestro país publicaría en 1964 “El caballero de las espuelas de oro”. Casona seguiría fiel a sus principios, a su propio camino, alejado de las corrientes imperantes y comerciales del momento. Murió en Madrid en 1965.

Misiones Pedagógicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: