Archive for 7/04/11

Lou Andreas Salomé, la novia de todos

abril 7, 2011

Lou Andreas Salomé

Nacida en 1861 en San Petersburgo, Lou era hija de un militar alemán, Gustav von Salomé, al servicio de los Romanov, y única mujer entre los seis hermanos y, por tanto, el “ojito derecho” de su padre. Su acomodada familia la permitió codearse con las altas esferas de la sociedad zarista y la proporcionó una educación más allá de lo habitual. Su conocimiento del alemán y del francés, además del ruso, facilitaron su relación con la cultura europea, especialmente su pasión por las lecturas de filosofía y teología.

La Trinidad Pagana: Nietzsche, Paul Rée y Lou Andreas Salomé

Cuando era una adolescente fue puesta bajo la tutela del predicador alemán Hendrik Guillot que quedó fascinado de sus conocimientos y de su extraña belleza. Con él aprendió filosofía, teología y religión, pero sobre todo el poder que podía ejercer sobre los hombres. El reverendo llegó a planear su divorcio de su esposa para poder escapar y casarse con la joven Lou.

Posteriormente su madre la envió a Zurich a estudiar a la universidad. A partir de ese momento comenzaron sus encuentros y desencuentros con personalidades de la cultura europea. En 1881 viaja a Italia para visitar a la amiga de su madre Malwida von Meysenbug, y en una de sus reuniones conoció al joven filósofo Paul Rée, de quién fue compañera y al que enamoró sin corresponderle claramente. Ambos eran seguidores de las doctrinas filosóficas de Schopenhauer y el ateísmo. Paul la presentaría al filósofo Friedrich Nietszche que buscaba discípulos para la renovación de la civilización. Éste quedó prendado de Lou a la que pidió matrimonio en al menos dos ocasiones, pese a su físico de facciones agresivas y dura mirada cautivó al filósofo con desesperación. Se organizó un triángulo intelectual con tintes amorosos entre los tres personajes formando una comunidad filosófica, la denominada Trinidad Pagana. Su comunión sólo duró unos meses debido a la rivalidad entre los dos hombres y a la actitud de Lou que se resistía a entregarse a ambos. La relación terminaría de forma traumática debido a los recelos de sus familias. Nietszche diría de ella que sufría atrofía sexual pero él quedó destrozado emocionalmente y se refugiaría en la escritura de su obra Así habló Zaratustra. Lou y Rée continuarían juntos, su relación navegaría entre el amor, la admiración y la amistad hasta que Lou decidió casarse con el doctor Friedrich Carl Andreas al que conoció en 1888 cuando este dirigía el Instituto de Lenguas Orientales de Berlín. Rée acabaría sus días en 1901 de forma extraña, se sospecha que se trató de un suicidio.

Rilke

Cuando en 1888 el doctor Andreas la pidió matrimonio, con la amenaza de suicidarse si la respuesta era negativa, Lou aceptó con la condición de no mantener relaciones sexuales. Lou narra como el doctor “con ademán pausado, cogió la navaja y se la clavó en el pecho”. Parece que se mantuvo virgen hasta los treinta años y que su menguada sexualidad aumentaba el magnetismo que ejercía sobre los hombres. El matrimonio con el doctor duraría 43 años, sin relaciones sexuales, aunque ambos mantuvieron relaciones extramatrimoniales. Se trasladaron a vivir a Hamberg donde Lou era conocida como “la bruja de Hamberg” debido a la extraña conducta de la pareja, al magnetismo de Lou y a su afición por la cultura oriental.

Lou y el doctor Andreas

Casada con Andreas, Lou conoció al joven poeta Rainer Maria Rilke en Munich con quién compartiría viajes por Europa y con el que mantuvo una relación sentimental con abundante material epistolario que se prolongó durante toda la vida del escritor. Lou proporcionó a aquel joven poeta de 21 años numerosos contactos entre los intelectuales europeos, mientras Rilke acudiría a ella para solicitarla consejo e inspiración, incluso después de la ruptura de sus relaciones.

En 1911 Lou conocería a Freud. Intrigada por la personalidad del médico y conocedora de algunas de sus teorías acudió a su consulta para que éste la ayudase a conocerse mejor, especialmente su anómala conducta sexual. Freud cayó fascinado a sus pies, siendo la única mujer a la que reconoció como discípula.

Hubo más hombres en la vida de Lou, el periodista alemán Georg Lebedour, el psicoanalista Viktor Tausk, el sociólogo Ferdinand Tonnies, el psicólogo experimental Hermann Ebbinghaus…, la fascinación que ejercía sobre el género masculino es evidente pero sobre todo la influencia que tuvo en algunos autores, obras y pensamientos de la intelectualidad europea ponen de relieve su inteligencia, la inteligencia de una pionera de la que dan cuenta su variedad de registros e intereses. Tal vez su asociación con estas grandes personalidades terminaron haciéndola sombra, una mujer culta e inteligente en un mundo de hombres, pero que fue capaz de fascinar en el terreno amoroso e intelectual. Una de las mujeres más influyentes e interesantes de la historia.

Freud

En 1933 asiste horrorizada al advenimiento del nazismo en Alemania. Lou Andreas Salomé murió en 1937 en Gottingen a la edad de 76 años de uremia en los prolegómenos de la guerra europea. La Gestapo quemaría su biblioteca.

Lou Andreas Salomé

Obras:

Mirada retrospectiva: Compendio de algunos recuerdos de la vida.

Friedrich Nietzsche en sus obras.

Correspondencia.

El erotismo.

Lou Andreas Salomé