Szkolnikoff, un judío colaboracionista que acabó muerto en Guadalajara

Szkolnikoff, un judío colaboracionista que acabó muerto en Guadalajara

Michel Szkolnikoff, alias “M. Michel”, fue uno de los reyes del mercado negro en el París ocupado por los nazis, en plena II Guerra Mundial. Lo más sorprendente del hecho es su procedencia judía, que no le inhabilitó para tal empeño. Junto a Joseph Joanovici, combinaron el tráfico de mercancías, el poder, la ambición, la traición y el juego doble político. Fueron los reyes del famoso mercado negro, e intermediarios de todos sus tráficos con las SS. Estamos en la Francia posterior a la firma del armisticio de 1940 (cese de hostilidades entre el III Reich alemán y el gobierno francés del general Pétain), conseguir víveres y provisiones es harto difícil, ni aún pagando el triple de su valor. Los franceses no tienen más remedio que acudir al mercado negro y a los abastecimientos ilegales de los campesinos. Si durante la guerra unos franceses fueron colaboracionistas y otros resistentes, hubo otros que durante la ocupación alemana sólo soñaban con comer.

Hitler en París

Por raro que pueda parecer, los nazis, a través de las SS, confiaron estas operaciones del mercado negro a dos judíos apátridas: Szkolnikoof, judío de origen ruso, y a Joanovici, israelita de origen rumano.

Szkolnikoff, especializado en un principio en asuntos textiles, se hace presentar a las SS por un amigo común, y Michel se convierte en el comprador oficial de las SS. Nuestro personaje, ha sido comerciante de tejidos para el ejército zarista y para el Ejército Rojo. Estuvo en Polonia y Bélgica, antes de recabar clandestinamente en Francia. Vuelve a Bélgica, donde tiene cuentas pendientes con la justicia y regresa a Francia ya de forma legal y vive de pequeños tráficos más o menos honestos. En 1934 tuvo problemas con la policía francesa, pero poco a poco va amasando dinero, hasta que se declara la guerra en 1939 y comienza a amasar una gran fortuna con sus almacenes de mercancías.

Gorra de las SS con el águila de 1929 y la calavera de 1934

En 1940 los alemanes llegan a París y, al ser judío, su posición puede peligrar, cediendo su negocio al inspector de policía encargado de vigilarle los dos últimos años. Toma contacto con los ocupantes y empiezan sus trapicheos con la Kriegsmarine, a través de la empresa “Sociedad Comercial del Océano Índico”. El 21 de marzo de 1941, los servicios secretos franceses le descubren y son las autoridades alemanas las que acuden en su ayuda.

En mayo de 1941 conoce a Helen, de nombre Elfrieda S., de la que se enamora. Es una asociación amorosa y comercial, ya que ella también se dedicaba al mercado negro. La nueva pareja comienza a ampliar su ámbito de acción con otros departamentos de menor importancia del ejército invasor. A partir de su encuentro con el Hauptsturmführer (capitan) Fritz Engelke de las SS comienza el vertiginoso ascenso de la pareja.

Szkolnikoff compra inmuebles en París y en la Costa Azul, sociedades industriales, cadenas de hoteles… y utiliza a notarios, abogados, administradores y banqueros franceses como coraza protectora.

Su casa está abierta a oficiales del ejército alemán y jefes de los despachos de compra del ejército, y en ella no sólo se habla de negocios, también de política, es decir, de informes, colaboracionismo y represión. En este ambiente la colaboración con Engelke se hace más fructífera para sus propósitos y entabla relación con los “jefes de bandas” al servicio de las SS.

En 1943 por orden de Himmler, Boemelbourg, jefe de la GESTAPO en París, acecha el momento favorable para acabar con estos judíos dominadores del mercado negro.

Miembros de la GESTAPO

En el mes de agosto, Engelke parte a Alemania. Los Szkolnikoff están de vacaciones en su propiedad de Chateau d`Aisne, en Azé. El 19 del mismo mes, Szkolnikoff acude a París, y el 21 es detenido por la GESTAPO en su lujoso apartamento de la calle Presbourg 9. Michel es llevado a una celda en Fresnes.

Al día siguiente su posesión de Azé es registrada por la GESTAPO y Helen es detenida junto a sus invitados y llevada directamente a París.

Dos semanas más tarde Engelke vuelve de Alemania e intenta por todos los medios liberar a la pareja. Una vez conseguido su propósito, los Szkolnikoff  vuelven a Azé. En enero de 1944, Michel ante el descalabro que están sufriendo los alemanes, comienza a efectuar viajes a España, cada vez más frecuentes, poniendo en lugar seguro sus reservas de oro y piedras precisas.

A principios de mayo, Michel y Hélen llegan juntos a Madrid, y al descender del tren son detenidos por la policía que encuentra en sus maletas ochocientos millones en oro y piedras preciosas. Engelke viaja a Madrid y, no sin dificultad, consigue la liberación, nuevamente, de la pareja. A partir, de ese día, 26 de junio, Szkolnikoff permanecerá en vigilancia en la capital española. El desembarco de Normandía anuncia el fin de la ocupación, pero decide quedarse en Madrid por lo que pudiera pasar.

En junio de 1945, los servicios secretos franceses, el SDECE (Servicio de Espionaje y Contraespionaje), trataron de repatriar “vivo o muerto” a este colaboracionista para obtener las indicaciones necesarias a fin de recuperar el dinero oculto. Cuatro miembros de sus miembros se trasladan a Madrid. Tras localizar a Szkolnikoff, intenta hacerle hablar por todos los medios posibles.

Finalmente, los cuatro hombres salieron del refugio donde se ocultaba Szkolnikoff, metieron su cuerpo en el maletero del Hotchkiss que les había traído y emprendieron viaje a San Sebastián. En Guadalajara, intentan quemar el cuerpo del delito, cuando, repentinamente, dos guardias civiles se presentan en el lugar. Los cuatro agentes fueron detenidos y encarcelados en Carabanchel bajo acusación de asesinato. Del dinero, las joyas y las piedras preciosas nunca más se volvió a saber nada.

Una respuesta to “Szkolnikoff, un judío colaboracionista que acabó muerto en Guadalajara”

  1. kakazarra Says:

    Ya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: