El sueño de Descartes

El sueño de Descartes

El filósofo René Descartes (1596-1650), padre del Racionalismo, tuvo una experiencia mística que interpretó como un mensaje divino que le incitaba a consagrarse a su misión filosófica. Este sueño fue el leit motiv que le impulsó a dedicarse con determinación a la filosofía, renunciando a su carrera en el ejército.

La noche de ese 10 de noviembre de 1619, Descartes se halla acuartelado cerca de Baviera, y allí en su habitación calentada por una estufa tuvo tres sueños sucesivos, que cambiarían su vida. En esa noche de entusiasmo sería para él, el acontecimiento más importante de su existencia, ya que le harían descubrir los fundamentos de una ciencia admirable: la geometría analítica. Otros autores hablan del álgebra universal, de descubrimientos en el campo de la óptica o de los principios de su manifiesto epistemológico.

Descartes en la corte de la reina Cristina de Suecia. Pierre Louis Dumesnil

De esta experiencia, Descartes, describió de forma minuciosa las condiciones del sueño del 10 de noviembre, precisando que ese día había comido poco y llevaba más de tres meses sin beber alcohol. Ese día tuvo un “recalentamiento del cerebro”, según el matemático Huyghens (1929-1695), un estado de excitación debido al exceso de trabajo intelectual, lo que le impedía relajarse y dormir bien. En esa agitada duermevela, le llegaron las tres visiones o sueños:

Primer sueño: Descartes si vió a si mismo caminando hacia la iglesia de su antigua escuela, el Colegio de La Fléche. El viento le impedía avanzar debido a su virulencia y lo arrastraba contra la pared del templo. En el patio del mismo, alguien conocido le invitaba a comer un melón maduro.

Segundo sueño: Sintió y escucho el crepitar de un rayo y que su cuarto era inundado por una lluvia de fuego.

Tercer sueño: Descartes se hallaba en una estancia, delante de un diccionario y un libro de poemas. Logró ver un verso de Ausonio: “¿Cuál será el camino que seguiré en mi vida? De repente, un desconocido entra en el cuarto y le ofrece un libro abierto con dos palabras SI y NO.

El discurso del Método

El discurso del Método

Para Descartes los dos primeros sueños se referían a su pasado y la tercera visión al futuro. El fuerte viento lo explica como un espíritu maligno que pretende empujarle a la fuerza hacia la iglesia, de la cual el filósofo no pretende alejarse por el momento. El melón simboliza el amor de la soledad.

La lluvia de fuego representaba al Espiritú Santo, Freud interpretaría posteriormente este hecho como una manifestación sexual, sacándola del contexto cultural católico en el que Descartes vivía.

En cuanto al diccionario era, para nuestro autor, la suma de las ciencias, y el libro de poemas simbolizaba la unión entre la sabiduría y la filosofía. El SI y el NO representaban la posibilidad de diferenciar la verdad de la mentira, a través de un método adecuado.

En cuanto a la misteriosa figura que le señala el camino del método, hay muchas y variadas interpretaciones, unos afirman que era alguno de los Hermanos Rosacruces, con su propuesta de un método infalible, para otros, era un ángel del señor el que puso en marcha el sueño de la razón. 

Tumba de Descartes en la Abadía de Sant Germain des Prés. París.

2 comentarios to “El sueño de Descartes”

  1. sofia bautista Says:

    esta muy bueno ami me gusto mucho

  2. Mariano Apolinar Lample Lacasa Says:

    Maravilloso. Es el.origen de la herencia cartesiana que forja el carácter de los franceses. Estoy de acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: